La nebulosa N55, un bello ejemplo de ornamentación estelar

 

La nebulosa N55, un bello ejemplo de ornamentación estelar

 LHA 120-N55
ESO
Actualizado 18/05/2016 18:32:11 CET

   MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   En esta imagen del Very Large Telescope (VLT), la luz de las estrellas azules ardientes energiza el gas sobrante de la reciente formación de las estrellas.

   El resultado es una nebulosa de emisión increiblemente colorida, llamada LHA 120-N55, en el que las estrellas están adornadas con un manto de gas brillante. Los astrónomos estudian estas hermosas pantallas para aprender acerca de las condiciones en los lugares donde se desarrollan nuevas estrellas, informa el European Southern Observatory (ESO).

   LHA 120-N55, o N55 como usualmente se le conoce, es una nube de gas brillante en la Gran Nube de Magallanes (LMC), una galaxia satélite de la Vía Láctea situada a unos 163.000 años-luz de distancia. N55 está situada dentro de una cáscara supergigante, llamada LMC 4.

   Estas superburbujas, a menudo de cientos de años luz de diámetro, se forman cuando los fuertes vientos de las estrellas y las ondas de choque recién formadas a partir de las explosiones de supernovas, trabajan en conjunto para doblegar a la mayor parte del gas y polvo que originalmente les rodeaba y crear enormes cavidades en forma de burbuja.

   El material que se convirtió en N55, sin embargo, logró sobrevivir como un pequeño remanente de gas y polvo. Ahora es una nebulosa independiente dentro de la superburbuja y una agrupación de estrellas azules y blancas brillantes - conocida como LH 72 - que también logró formarse cientos de millones de años después de los eventos que originalmente hicieron estallar la superburbuja. Las estrellas de LH 72 tienen sólo unos pocos millones de años, por lo que no juegan un papel en el vaciado del espacio alrededor de N55. Las estrellas representan una segunda ronda de nacimiento estelar en la región.

   La reciente aparición de una nueva población de estrellas también explica los colores sugerentes que rodean las estrellas en esta imagen. Los astrónomos reconocen la firma blanca azulada reveladora de gas de hidrógeno que brilla intensamente a lo largo de las galaxias como un sello distintivo del nacimiento de estrellas.

   Aunque las cosas parecen tranquilas en la región de formación de estrellas N55 por ahora, los cambios más importantes están por venir. En varios millones de años, por lo tanto, algunas de las estrellas masivas y brillantes de la asociación LH 72 serán supernovas, dispersando el contenido de N55.

   Esta nueva imagen fue adquirida mediante el reductor focal y el instrumento espectrógrafo de baja dispersión (FORS2) fijado en el telescopio VLT de ESO.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies