Curiosity halla evidencias de antigua tectónica de placas en Marte

Publicado 14/07/2015 18:03:30CET

   MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Datos enviados por el rover Curiosity de Marte sugieren que el planeta rojo pudo tener una vez una corteza continental, similar a la que se encuentra en el planeta Tierra.

   En su artículo publicado en la revista Nature Geoscience, el equipo de investigadores de Estados Unidos, Francia y Reino Unido describe su análisis de los datos sobre 20 rocas que sondeadas por el rover, y por qué sus hallazgos sugieren una historia diferente para el planeta de lo que se había pensado.

   Los investigadores que estudian los datos devueltos por el rover creen haber encontrado evidencia que sugiere que en lugar de una falta de actividad planetaria magmática, las muestras de rocas están llenas de sílice y tienen una composición rica.

   Estas muestras de rocas de color claro son de un área dentro del cráter Gale (en el hemisferio sur, cerca del monte de Sharp) y han sido datadas hace aproximadamente 3.600 millones de años. Los investigadores describen las rocas con el aspecto de muestras de composición de minerales extraídos de la Tierra.

   La similitud sugiere que el planeta pudo tener una vez una tectónica de placas con un comportamiento similar a la de la Tierra. Hasta ahora, la suposición ha sido que Marte no tenía actividad magmática, algo que se cree que habría sido necesario para el desarrollo de las placas.

   Eso habría dejado la superficie cubierta de basalto, similar a la situación en el fondo de los océanos de nuestro propio mundo. Los investigadores señalan que en algunas rocas los ingredientes son en realidad muy similares a algunos de los materiales continentales más antiguos de la Tierra.

   Los resultados no confirman la actividad magmática en el planeta o la existencia de placas tectónicas, reconocer los investigadores, simplemente sugieren que podría haber sido una posibilidad.

   Las muestras de rocas podrían haber llegado a ser como son, por ejemplo, por la fusión parcial de basaltos que se hundieron de nuevo en la corteza. Como siempre, se necesitará más investigación para entender realmente la historia de las rocas.