Una cueva en Kenia revela detalles de 78.000 años de legado humano

Trabajos en piedra, hueso y cáscara hallados en la cueva
FRANCESCO D'ERRICO AND AFRICA PITARCH
Actualizado 09/05/2018 11:41:54 CET

   MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

   Nuevas excavaciones en la cueva Panga ya Saidi (Kenia) revelan innovaciones culturales tempranas, en la secuencia arqueológica más larga en el este de África durante los últimos 78,000 años.

   La evidencia de cambios culturales graduales no respalda las revoluciones dramáticas, y a pesar de estar cerca de la costa, no hay evidencia de que los humanos estuvieran utilizando "autopistas" costeras para las migraciones, según un el nuevo estudio liderado por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, que se publica en Nature Communications.

   Un grupo internacional e interdisciplinario de académicos que trabajan a lo largo de la costa de África oriental descubrieron un importante sitio de cuevas que registra actividades sustanciales de cazadores-recolectores y, más tarde, de comunidades de la Edad de Hierro. La investigación ambiental detallada ha demostrado que las ocupaciones humanas ocurren en un ecotono de pastizales forestales tropicales persistentes, agregando nueva información sobre los hábitats explotados por nuestra especie, e indicando que las poblaciones buscaron refugio en un ambiente relativamente estable.

Antes de esta excavación en una cueva, había poca información disponible sobre los últimos 78.000 años de la costa de África Oriental, con la mayoría de las investigaciones arqueológicas enfocadas en el Valle del Rift y en Sudáfrica.

LOS HUMANOS VIVIERON EN EL BOSQUE COSTERO HÚMEDO

   Un estudio interdisciplinario a gran escala, que incluye análisis científicos de plantas arqueológicas, animales y conchas de la cueva, indica una gran perseverancia en los ambientes de bosques y pastizales.

   Como el entorno de la cueva sufrió poca variación con el tiempo, los humanos encontraron el sitio atractivo para la ocupación, incluso durante períodos de tiempo en que otras partes de África hubieran sido inhóspitas. Esto sugiere que los humanos explotaron el entorno de la cueva y el paisaje a largo plazo, dependiendo de los recursos de plantas y animales cuando los paisajes circundantes más anchos se secaron.

   El entorno ecológico de Panga ya Saidi es consistente con la creciente evidencia de que el Homo sapiens podría adaptarse a una variedad de ambientes a medida que se movían por África y Eurasia, sugiriendo que la flexibilidad puede ser el sello distintivo de nuestra especie. Homo sapiens desarrolló una gama de estrategias de supervivencia para vivir en diversos hábitats, incluidos los bosques tropicales, las zonas áridas, las costas y los ambientes fríos que se encuentran en las latitudes más altas.

   Herramientas de piedra cuidadosamente preparadas de la Edad de Piedra Media han sido halladas en depósitos que datan de hace 78,000 años, pero un cambio distintivo en la tecnología a la Edad de Piedra Posterior se muestra por la recuperación de pequeños artefactos cuya producción empezó hace 67.000 años.

   La miniaturización de herramientas de piedra puede reflejar cambios en las prácticas y comportamientos de caza. La secuencia de Panga ya Saidi después de entonces, sin embargo, tiene una combinación de tecnologías, y no se puede detectar una ruptura radical del comportamiento en ningún momento, argumentando en contra de las "revoluciones" cognitivas o culturales teorizadas por algunos arqueólogos.

   Además, no ocurre una ruptura notable en la ocupación humana durante la súper erupción volcánica Toba de hace 74,000 años, apoyando puntos de vista de que el llamado 'invierno volcánico' no condujo a la casi extinción de las poblaciones humanas, aunque signos de mayor intensidad de ocupación hace 60.000 años sugieren que las poblaciones aumentaban de tamaño.

   La profunda secuencia arqueológica de la cueva de Panga ya Saidi ha producido un nuevo y notable registro cultural que indica la complejidad cultural a largo plazo. Entre los artículos recuperados se encuentran huesos incisos y trabajados, las cuentas de cáscara de huevo de avestruz, las cuentas de conchas marinas y el ocre trabajado.

   El investigador principal del proyecto y Director del Departamento de Arqueología en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, Nicole Boivin, afirma: "El interior costero del este de África y sus bosques han sido considerados por mucho tiempo como marginales para la evolución humana, por lo que el descubrimiento de la cueva de Panga ya Saidi ciertamente cambiará las opiniones y percepciones de los arqueólogos".

Contador