Evidencias de objetos rituales fúnebres desechados hace 12.000 años

Gujiarros examinados en el estudio
UNIVERSITÉ DE MONTRÉAL
Actualizado 09/02/2017 11:20:37 CET

   MADRID, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Los humanos del Paleolítico eran capaces de desechar objetos rituales fúnebres para eliminar su poder simbólico, unos 5.000 años antes de lo que se pensaba.

   Investigadores de las universidades de Montreal, Arizona y Génova examinaron 29 fragmentos de piedras recuperadas en la Caverna delle Arene Candide en el Mar Mediterráneo en Liguria (Italia).

   En su estudio, publicado en el Cambridge Archeological Journal, concluyeron que hace unos 12.000 años guijarros planos y oblongos fueron sacados de la playa, utilizados como espátulas para aplicar pasta de ocre para decorar a los muertos, y luego rotos y desechados.

   El intento podría haber sido "matar" las herramientas, "descargándolas de su poder simbólico" como objetos que habían entrado en contacto con el difunto, dijo el coautor del estudio, Julien Riel-Salvatore, profesor asociado de antropología en la UdeM quien dirigió las excavaciones en el sitio que produjo los guijarros.

   El Arene Candide es una cueva del tamaño de pista de hockey que contiene una necrópolis de unos 20 adultos y niños. Se encuentra a unos 90 metros sobre el mar en un acantilado con vistas a una cantera de piedra caliza. Excavada extensamente en los años 40, la cueva se considera un sitio de la referencia para los periodos Neolítico y Paleolítico en el Mediterráneo occidental. Hasta ahora, sin embargo, nadie había visto los guijarros rotos.

   "Si nuestra interpretación es correcta, hemos remontado la evidencia más temprana de la fragmentación intencional de los objetos en un contexto ritual hasta en 5.000 años", dijo Claudine Gravel-Miguel, una autora principal del estudio, de la universidad de Arizona State. "La fecha más próxima data del período neolítico en Europa Central, hace unos 8.000 años, y nuestra fecha data de entre 11.000 y 13.000 años, cuando los humanos de Liguria seguían siendo cazadores-recolectores".

   No se encontraron piezas que coincidan con los guijarros rotos, lo que llevó a los investigadores a la hipótesis de que las mitades desaparecidas se mantuvieron como talismanes o recuerdos. "Podrían haber significado un vínculo con el difunto, de la misma manera que la gente de hoy podría compartir piezas de una baratija de amistad, o colocar un objeto en la tumba de un ser querido", dijo Riel-Salvatore. "Es el mismo tipo de conexión emocional".

   Entre 2008 y 2013, los investigadores minuciosamente excavaron en la cueva de Arene Candide inmediatamente al este de la excavación original utilizando paletas pequeñas y herramientas dentales, luego realizaron un análisis microscópico de los guijarros que encontraron allí. También recorrieron las playas cercanas en busca de guijarros de apariencia similar, y los rompieron para ver si se comparaban con los otros, tratando de determinar si habían sido deliberadamente rotos.

   "Esto demuestra el subestimado potencial interpretativo de las piezas rotas", concluye el nuevo estudio. "Los programas de investigación sobre los enterramientos paleolíticos no deben limitarse a los mismos entierros, sino también explícitamente a los materiales recuperados de los depósitos cercanos, ya que, como hemos demostrado aquí, artefactos tan simples como rocas pueden a veces ayudarnos a descubrir nuevas prácticas en los cánones funerarios prehistóricos".

   Los hallazgos podrían tener implicaciones para la investigación en otros sitios del Paleolítico donde se han encontrado guijarros pintados con ocre, como los sitios Azilian en los Pirineos del norte de España y el sur de Francia. Los guijarros rotos recuperados durante las excavaciones a menudo no se examinan, por lo que podría valer la pena volver y echar un segundo vistazo, dijo Riel-Salvatore.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies