Excavados en Arabia restos de Homo Sapiens más antiguos lejos de África

Palaeodeserts project, human bone, phalanx
IAN CARTWRIGHT/SHH.MPG.DE
Actualizado 09/04/2018 17:27:07 CET

   MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un hueso de dedo fosilizado de un humano moderno de hace 90.000 años, hallado en el Desierto de Nefud, Arabia Saudí, revela que el primer éxodo humano fuera de África fue más expansivo de lo pensado.

   El descubrimiento es el fósil de 'Homo sapiens' fechado más antiguo fuera de África y Oriente Próximo, según el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en Alemania.

   Antes de este descubrimiento, se pensaba que las primeras dispersiones en Eurasia no tuvieron éxito y se limitaron a los bosques mediterráneos del Levante, a las puertas de África.

   Los resultados detallan el descubrimiento realizado en el sitio de Al Wusta, un antiguo lago de agua dulce ubicado en lo que ahora es el hiperárido desierto de Nefud. Numerosos fósiles de animales, incluidos los de hipopótamo y diminutos caracoles de agua dulce, se encontraron en Al Wusta, así como abundantes herramientas de piedra hechas por humanos.

   Entre estos hallazgos, se encontraba un fósil bien conservado y pequeño, de solo 3,2 centímetros de largo, que fue inmediatamente reconocido como un hueso de dedo humano. El hueso fue escaneado en tres dimensiones y su forma comparada con otros huesos de los dedos, tanto de individuos 'Homo sapiens' recientes como de huesos de otras especies de primates y otras formas de humanos primitivos, como los neandertales.

LOS PRIMEROS HUMANOS COLONIZARON UNA AMPLIA REGIÓN DEL SUDOESTE ASIÁTICO

   Los resultados mostraron de manera concluyente que el hueso del dedo, el primer fósil humano antiguo encontrado en Arabia, pertenecía a nuestra propia especie. Utilizando una técnica llamada datación por series de uranio, se usó un láser para hacer orificios microscópicos en el fósil y medir la proporción entre diminutas trazas de elementos radiactivos. Estas proporciones revelaron que el fósil tenía 88.000 años de antigüedad.

   Otras fechas obtenidas de animales asociados fósiles y sedimentos convergieron a una fecha de aproximadamente 90.000 años atrás. Otros análisis ambientales también revelaron que el sitio había sido un lago de agua dulce en un antiguo entorno de pastizal muy alejado de los desiertos actuales.

   El autor principal del análisis, Huw Groucutt, de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, y el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, afirma en un comunicado: "Este descubrimiento, por primera vez, demuestra concluyentemente que los primeros miembros de nuestra especie colonizaron una región expansiva del sudoeste de Asia y no solo restringido al Levante. La capacidad de estos primeros pueblos para colonizar ampliamente esta región arroja dudas sobre los puntos de vista sostenidos de que las primeras dispersiones fuera de África fueron localizadas y no tuvieron éxito".

   Los desiertos modernos de la Península Arábiga alguna vez fueron exuberantes praderas que los humanos pudieron colonizar. "La Península Arábiga se considera desde hace mucho tiempo lejos de la etapa principal de la evolución humana. Este descubrimiento coloca firmemente a Arabia en el mapa como región clave para entender nuestros orígenes y la expansión al resto del mundo. A medida que avanza el trabajo de campo, seguimos haciendo descubrimientos notables en Arabia Saudita", añade el líder del proyecto, el profesor Michael Petraglia del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana.

   El consorcio internacional de investigadores que participa en este proyecto está encabezado por el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, en asociación con la Comisión Saudita para el Turismo y el Patrimonio Nacional. Otros socios son el Servicio Geológico Saudita, la Universidad King Saud, la Universidad de Oxford y otras instituciones clave en Reino Unido y Australia.