Las demencias entran en las primeras causas de muerte y el sida y los accidentes de tráfico dejan de ser frecuentes

Accidente mortal
112
Actualizado 10/02/2018 15:17:01 CET

Una sociedad cada vez más envejecida, el tabaquismo y la prevención explican los cambios en el origen de las defunciones

VALÈNCIA, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las causas de muerte han cambiado en la Comunitat Valenciana en los últimos 30 años. Así, las demencias han pasado de no figurar entre las diez primeras causas de fallecimiento en 1986 a ser la primera entre las mujeres y la quinta entre los hombres. Sin embargo, otras han dejado de ser una causa de defunción frecuente como el sida o las muertes por accidente de coche.

Así, figura en el artículo, recogido por Europa Press, en el último informe de 'Viure en salut' de la Conselleria de Sanidad en el que se constatan que las principales causas de mortalidad han experimentado cambios entre 1986 y 2015 por una sociedad cada vez más envejecida, el tabaquismo y las actuaciones y los programas preventivos, especialmente de prevención secundaria, y la inclusión de nuevos tratamientos, que han retrasado la edad de fallecimiento en determinadas causas, como el cáncer de mama.

En concreto, el aumento de la demencia como causa de muerte ha sido "espectacular" ya que ha pasado de una tasa estandarizada de 8,7 por 105 habitantes a 86,1 en las mujeres, es decir de 119 mujeres fallecidas al inicio del periodo a 2.699 al final del mismo. Por su parte, en los hombres, el incremento ha sido desde una tasa estandarizada de 8,5 por 105 habitantes a una de 68,1, lo que supone pasar de 66 fallecidos a 1.240.

Paralelamente , en estos treinta años también ha disminuido la importancia de algunas causas de muerte. El caso más paradigmático ha sido el sida, una causa por la que llegaron a fallecer más de 500 personas al año en la Comunitat Valenciana, principalmente de sexo masculino, y que en 2015 ya no se encuentra entre las causas de defunción frecuente.

La mortalidad por accidentes de tráfico de vehículos de motor también ha representado otro de los importantes cambios del perfil de estas tres décadas hasta el punto de desaparecer de las principales causas de muerte. Así los muertos por esta causa han bajado un 70 por ciento hasta los 185.

La caída se ha producido en ambos sexos y en casi todos los grupos de edad lo que ha implicado algunos cambios en el perfil: si en 1986 eran más frecuentes en jóvenes de entre 15 y 29 años y en mayores de 70 en 2015 eran más frecuente en hombres de 40 a 49 años que en las edades más jóvenes. De hecho, el grupo de 40 a 44 años es el único en el que no se ha apreciado una disminución en la tasa de mortalidad específica por edad.

De este modo, si treinta años atrás la primera causa de defunción eran las enfermedades cerebrovasculares (14,5% en hombres y 21,8% en mujeres sobre el total de defunciones) en 2015 ha pasado a ser la cuarta en hombres y la segunda en mujeres (con unas proporciones del 5,8 % y 7,5% respectivamente) y ha disminuido casi a la mitad el número total de fallecimientos en ambos sexos.

Este aspecto resulta más llamativo en mujeres ya que en 1986 la distancia, en número de defunciones, entre las enfermedades cerebrovasculares y la siguiente causa, enfermedades isquémicas del corazón, era mucho más del doble y al final del período ambas causas están muy parejas. Por su parte, las enfermedades isquémicas del corazón han pasado a ser la primera causa de muerte en hombres, mientras que en mujeres se han movido de la segunda a la tercera posición.

CÁNCER

En cambio, el cáncer ha mantenido su presencia. El primer tumor en hombres era el de tráquea, bronquios y pulmón, tercera causa en 1986, y que ha pasado a ser la segunda en 2015. Sigue siendo más frecuente en los grupos más jóvenes, aunque por encima de los 75 años son superiores en 2015 a lo que eran en 1986.

En mujeres, el primer tumor presente entre las causas de muerte es el de mama, tanto en 1986 como en 2015, y en ambos casos se sitúa como quinta causa. La mortalidad proporcional se mantiene en el 3% del total de muerte aunque se retrasa la edad de fallecimientos.

Sin embargo, el tumor maligno de tráquea, bronquios y pulmón en mujeres se ha incrementado "notablemente" de 134 mujeres fallecidas a 464. Además, la mortalidad por este tumor empieza a edades mucho más jóvenes siendo "particularmente preocupante" el incremento observado entre las mujeres de 50 a 64 años de edad.

El cáncer de próstata ha registrado un crecimiento en número de fallecimientos, de 359 a 601, pero ha disminuido en cuanto a tasa estandarizada de modo que ha pasado de ser la décima causa de fallecimiento en hombres a ser la séptima. Sin embargo, la mortalidad por tumor maligno de intestino grueso representa un problema creciente en la Comunitat Valenciana.