S&P premia a Islandia con la mejora de la perspectiva de su deuda

Actualizado 24/11/2011 12:45:47 CET

LONDRES, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's Ratings Services ha elevado a 'estable' desde 'negativa' su perspectiva sobre la deuda pública de Islandia, que se mantiene en 'BBB-/A-3', un peldaño por encima del umbral del grado especulativo o del 'bono basura'.

Los 'ratings' de Islandia, cuyo sistema bancario colapsó en 2008 y forzó al país a recurrir a la ayuda externa, están respaldados por su relativamente próspera y flexible economía, así como por su capacidad institucional para afrontar los problemas del sector financiero y crear las condiciones para un entorno de crecimiento económico más sostenible, explica la agencia.

En este sentido, S&P destaca que tanto la balanza comercial de mercancías como las cuentas corrientes están generando superávit, apoyadas en un crecimiento interanual del 20% de las exportaciones. Asimismo, señala que, en el actual contexto de controles a la convertibilidad de capitales, estos superávit y los recientes créditos exteriores han permitido al banco central islandés acumular reservas equivalentes a casi el 50% del PIB islandés en términos brutos.

"Prevemos que el PIB de Islandia crecerá en 2011, tras experimentar una contracción superior al 10% entre los años 2009 y 2010", señala la agencia, que espera que a medio plazo la economía islandesa se vea impulsada por las inversiones previstas en proyectos para el uso intensivo de la energía y el sector exportador.

De hecho, según el FMI, Islandia crecerá este año y el próximo un 2,5%, una expansión muy superior a la prevista para otras economías desarrolladas de Europa.

Por contra, S&P apunta que la tasa de desempleo en el país ha experimentado un fuerte repunte respecto a los niveles anteriores a la crisis, aunque en el actual nivel del 6,6% continúa muy por debajo de la mayoría del resto de economías desarrolladas.

"Con esta previsión de crecimiento y el mantenimiento de la consolidación fiscal, esperamos que el Gobierno alcance un superávit primario ya en 2011, lo que probablemente permitirá reducir en 2012 la tendencia en la carga de la deuda.

Asimismo, S&P considera que la decisión del Tribunal Supremo islandés sobre las reclamaciones de los depositantes en los antiguos bancos del país, que colapsaron en 2008, "reducirá las responsabilidades potenciales del Gobierno en relación con Icesave" y apuntó que los activos del antiguo banco Landsbanki serán suficientes para cubrir la práctica totalidad de las reclamaciones de Reino Unido y Países Bajos en relación con las garantías de los depósitos de Icesave, cuyos primeros pagos podrían tener lugar en 2012.

Por otro lado, S&P apunta que "si la demanda global se debilitara en 2012, la economía islandesa sería relativamente resistente" y apunta que en el caso de que el país atrajera mayores inversiones extranjeras e incrementara su potencial de crecimiento podría tomar en consideración elevar el 'rating' de Islandia.