Cospedal dice que la ayuda de 420 euros es un "engaño" y un "insulto" a los desempleados

Actualizado 18/08/2009 17:19:23 CET

MADRID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acusó hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de presentar "de manera engañosa" la ayuda de 420 euros a los parados que hayan agotado sus prestaciones y no tengan suficientes ingresos, ya que sólo beneficiará a aquellos que caigan en esta situación a partir del 1 de agosto y no a todos los que la viven a día de hoy.

"Es un insulto para los más de cuatro millones de parados la forma engañosa con la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha presentado la medida, jugando con la inquietud y la desesperación de mucha gente", señaló en rueda de prensa posterior al Comité de Dirección del PP.

A su juicio, esta medida es "falsa" y ha generado "unas expectativas que no se han cumplido en unas personas que además lo están pasando claramente mal". "El solo hecho de provocar frustración ya es un asunto que es claramente vergonzoso", apostilló.

Cospedal fue aún más lejos en sus críticas y se refirió a la batería de medidas económicas que el Gobierno aprobó en el Consejo de Ministros del pasado jueves. Así, se centró, por ejemplo, en el proyecto de Ley de Economía Sostenible, "el más importante de la legislatura", del que dijo que "se está improvisando cada día en su contenido".

MESES DE DECISIONES INADECUADAS.

Además, indicó que estas últimas iniciativas son el final de una larga lista de "decisiones encaminadas en la mala dirección", la de aumentar el déficit fiscal, que viene tomando el Gobierno en los últimos meses. Entre ellas, incluyó el nuevo modelo de la financiación autonómica, del que dijo desconocer su contenido, o el cierre de la central nuclear de Garoña, que no ha estado acompañado de "soluciones alternativas".

Mención especial mereció para Cospedal el "fracaso" del diálogo social, el pasado mes de julio. Según dijo, éste se debió a la falta de propuestas del Ejecutivo, a lo que añadió que si el PP hubiera estado en el Ejecutivo, habría sido "el gran impulsor y no el dinamitador de una reforma laboral" que consideró necesaria.

Por otro lado, recordó al Gobierno que las economías de Francia y Alemania, "gobernadas por partidos de la familia del PP", ya han salido de la recesión, porque "están tomando medidas que están siendo observadas y que son garantía de lucha eficaz contra la crisis", mientras que el PIB español sigue cayendo un 4,1% interanual. "El Gobierno debería preocuparse por que los datos económicos no sigan siendo los que son", sentenció.