Día europeo de las pymes: Características del pilar de la economía española

Pyme
PIXABAY
Actualizado 12/05/2015 11:39:07 CET

MADRID, 12 May. (EDIZIONES) -

En pleno contexto de globalización y tras haber superado una crisis inmobiliaria, España mantiene, desde antes de 2007, su estructura económica: la pyme (pequeñas y medianas empresas) así consta en el informe 'retrato de la pyme 2015' elaborado por Ipyme.

Según este documento, a 1 de enero de 2014 había registradas en nuestro país 3,1 millones de empresas, de las que el 99,8% son pymes. Es decir, la casi totalidad de las empresas nacionales cuenta con menos de 250 trabajadores.

Los datos despliegan el claro predominio de las microempresas sin asalariados (53,6%) y aquellas que tienen menos de 9 empleados (42,6%). El porcentaje restante se reparte entre pequeñas y medianas empresas, con una participación en el tejido empresarial de 3,5% y 0,6% respectivamente.

Entre 2003 y 2009, el número total de empresas en España se incrementó en 172.019. Comparando con el resto de la Unión Europea, los datos difieren. En concreto, el volumen total de pequeñas empresas españolas se sitúa un 2,9% por debajo y las microempresas, sin embargo, superan con un 95,8% la estimación disponible en el conjunto de la UE27.

Por sectores, el terciario es el que mayor número de pymes concentra. En total, un 80,5% ejercen su actividad en la categoría de servicios y dentro de esta, un 24,3 % corresponde al comercio.

El estudio también muestra cómo el tamaño empresarial varía según los sectores económicos a los que pertenece la empresa. De esta manera, en el sector de la construcción, el 61,5% se aglutina en microempresas sin asalariados. La industria por su parte presenta una excepción al contar con un 11,7% de representación en las pequeñas empresas cuyo número de trabajadores oscilan entre 10 y 49.

Respecto a la modalidad jurídica, la forma de negocio más común es la de persona física, seguida de sociedad limitada. Comunidad de bienes y sociedad anónima, más frecuente en grandes empresas, ocupan el 3º y 4º lugar.

Por otro lado, se debe destacar el importante papel que este colectivo juega en la creación de empleo. En 2013, dos de cada tres empleos que se creaban en nuestro país provenían de las pymes.

De este análisis se puede extraer la notoria presencia de las microempresas como forma de negocio y, por tanto, la estructura económica del país. Sin embargo, puede que sea ahí donde radiquen las deficiencias que presenta la pyme española. Mientras que en Alemania el porcentaje de pymes que exportaron durante el periodo 2008-2013 fue del 11% en España suponía un 4%, según el Círculo de Empresarios, que relaciona positivamente la dimensión empresarial con la propensión a exportar.

Otra de las insuficiencias que reseña esta institución sobre la pequeña y mediana empresa española, es la falta de incentivos en la falta de contenido tecnológico en la economía, así como la ausencia de trabajadores intensivos en conocimientos, factores que repercuten en el valor añadido final y la calidad del empleo.

Europa Press Comunicados Empresas