CEAR denuncia que el derecho de asilo está "en peligro de desaparición"

refgiados
Reuters
Actualizado 19/06/2009 18:21:41 CET

Aseguran que la nueva ley de asilo reducirá la vía diplomática, contra lo que afirman los grupos políticos que han consensuado el texto

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), Javier de Lucas, afirmó este viernes que el derecho de asilo está "en peligro de desaparición" por las políticas que aplican tanto la Unión Europea en general como España en particular, cuyos responsables "entienden que lo que llega es inmigración irregular disfrazada, lo que es falso".

En rueda de prensa con motivo de la presentación del informe 2009 'Situación las personas refugiadas en España', criticó que mientras "cada vez más personas en el mundo sufren persecución, cada vez con nuevos motivos y nuevos medios que sortear (...) en lugar de hacer frente a las nuevas presiones, se ponen cada vez más trabas".

Según afirmó, con datos provisionales de la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior, en el primer cuatrimestre de 2009, el número de solicitudes se redujo más del 28% con respecto al mismo periodo del año anterior, y más de la mitad de las peticiones fueron inadmitidas a trámite.

Conforme explicó el coordinador del informe, Mauricio Valiente, en la actualidad "no se incide de manera eficaz en los conflictos que generan los grandes desplazamientos de refugiados", como el de Palestina, Afganistán o la represión en el Kurdistán. Además, señaló la permisividad de la UE con Italia, que ha pactado la devolución de inmigrantes con un país como Libia, donde sus derechos no están garantizados.

En paralelo, "la práctica restrictiva de España", que, según Valiente, se refleja en las cifras. El representante de CEAR explicó que en 2008 el Estado recibió 4.517 solicitudes frente a las 7.664 del año anterior, lo que supone "un claro descenso" que para la organización parece incompatible con un momento en el que el número de desplazados en el mundo va en aumento. Según ACNUR, suman 42 millones de personas.

Para CEAR, estas "restricciones" en España se verán incrementadas si se aprueba el proyecto de reforma de la Ley de Asilo en su redactado actual, un texto que pactaron los Grupos Parlamentarios esta semana en el Congreso y que será votado en el Pleno del próximo día 25.

En concreto, la organización plantea tres problemas fundamentales al proyecto de ley: excluye a los ciudadanos de países miembros de la UE como sujetos de protección; incrementa las causas de exclusión, al tiempo que amplía los plazos de detención en frontera e impone demasiados supuestos para la tramitación por vía de urgencia; y elimina la posibilidad de pedir asilo en las embajadas.

SE HA CERRADO LA VIA DIPLOMÁTICA

Tanto De Lucas como Valiente incidieron especialmente en este punto, porque los portavoces del PSOE, CiU y el PP en la materia declararon esta semana que el proyecto de ley mantenía la vía diplomática y, por tanto, la posibilidad de que presentar solicitud en las embajadas y consulados españoles, siempre que no estuvieran en el mismo país donde se produjo la persecución y que peligrase su integridad física.

CEAR explicó que lejos de mantenerse esta opción, contemplada en la ley vigente, se ha introducido una sensible diferencia: pedir asilo en la embajada ya no se reconoce como un derecho de la persona, porque pasa a ser potestad del embajador el decidir quién merece un visado para poder viajar a España y solicitar personalmente la protección.

"Lo que se ha aprobado es que se mantenga una facultad discreccional de los embajadores de poder dotar con un visado a quienes consideren", señaló De Lucas, quien incidió en que "es una cuestión discreccional, pero no se tiene el derecho de desencadenar el procedimiento de asilo cuando se presenta solicitud por la vía diplomática". "Es sólo una concesión graciosa, no un derecho", apostilló.

El número de solicitantes de asilo por via diplomática sólo ha supuesto más del diez por ciento del total de peticiones en 2007, cuando de 7.664 solicitudes, un 22,49% se registraron en embajadas. En 2008, la cifra volvió a bajar a los niveles de los años anteriores, con un 7,73 por ciento del total de solicitudes.

El otro gran asunto para la organización es el refugio de los ciudadanos comunitarios. Para los parlamentarios que han elaborado el proyecto de ley, reconocer el derecho de asilo a un nacional de un Estado miembro supone cuestionar la propia esencia de la UE, compuesta por democracias que están obligadas a condenar la persecución.

"Es una respuesta que escoge el argumento formal para evitar el problema real", señaló De Lucas. En su opinión, "no se puede presuponer" en una ley que esa situación de persecución "nunca se va a dar" en un país por el hecho de ser de la UE. Además, explicó que este precepto es contrario a la Convención de Ginebra sobre asilo y refugio, que reconoce la protección como un derecho individual y universal, al margen del lugar de procedencia o nacionalidad del sujeto.

-. Firma: IVE .-