Bélgica rescinde el acuerdo con Arabia Saudí para la gestión de la Gran Mezquita de Bruselas

Publicado 16/03/2018 19:33:19CET

BRUSELAS, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Bélgica ha rescindido este viernes el acuerdo que confiaba a Arabia Saudí la gestión de la Gran Mezquita de Bruselas, situada en pleno barrio europeo de la capital belga y cuestionada por difundir una visión radical del Islam.

"Sobre la Gran Mezquita, vamos a poner fin al contrato que existe en la actualidad inmediatamente, porque hemos hecho el estudio y vamos a detener ese contrato inmediatamente", ha explicado este viernes en una rueda de prensa el ministro de Interior Jan Jambon, quien ha detallado también que el impacto presupuestario de la ruptura del acuerdo será "muy limitado".

El Ejecutivo belga ha seguido así la recomendación de la comisión de investigación de los atentados de Bruselas de marzo de 2016, que había propuesto medidas para reducirla influencia de Estados extranjeros en la comunidad musulmana del país.

El acuerdo entre Bélgica y Arabia Saudí se remonta a 1967 y confiaba la gestión de la Gran Mezquita de Bruselas a Riad durante 99 años. La mezquita estaba dirigida en la actualidad por la Liga Mundial Islámica, una organización religiosa cuya sede central está en La Meca.

Según ha explicado la agencia Belga, se abre ahora un plazo de un año para crear una nueva estructura que se encargará de gestionar la Gran Mezquita y que estará compuesta por una por una asociación llamada Ejecutivo de Musulmanes en Bélgica y por una comunidad local que todavía debe ser constituida.

Además de su dirección como lugar de culto, la nueva organización se encargará de otras tareas aún por definir, que podrían ser la gestión de actividades de formación de imanes o de un centro de exposiciones sobre "los logros de la civilización musulmana".

El ministro de Justicia, Koen Geens, ha celebrado en un comunicado la decisión del Gobierno y ha destacado que busca "promover la pluralidad y la transparencia". También ha subrayado que a partir de ahora la mezquita "debe establecer una relación duradera" con las autoridades belgas "siempre respetando las leyes y las tradiciones" del país.