Crimea, un año después: un "vacío" al servicio de Rusia y los intereses separatistas

Referendum en Crimea, Ucrania
REUTERS
Publicado 07/03/2015 12:09:28CET

Tener un pasaporte ucraniano en Crimea equivale a traición, asegura el informe

MADRID, 7 Mar. (EDIZIONES) -

La península de Crimea se ha convertido, desde su incorporación a Rusia hace casi un año, en un "gueto" al servicio de Moscú donde las minorías ven reprimidos sus derechos fundamentales y la recepción de información del exterior es casi imposible, según un informe conjunto de la ONG Freedom House y el panel de expertos del Atlantic Council dado a conocer esta semana.

Crimea es descrita en el documento como "un sistema híbrido donde la ley rusa está supeditada a los antojos de las fuerzas de autodefensa y las autoridades republicanas" y donde "la fuerza bruta está a la orden del día y la comunidad internacional ha perdido el acceso a información básica en toda la península".

Freedom House, habitual objeto de críticas del Gobierno de Moscú por su aparente oposición sistemática al Kremlin --acusaciones que el grupo desmiente-- destaca que, debido a esta incomunicación, los abusos a los Derechos Humanos en Crimea "permanecen en secreto o son infrarrepresentados".

DISCRIMINACIÓN

Los 300.000 tártaros que residen en Crimea parecen ser los principales objetivos de la discriminación étnica al ser la principal fuerza opositora de las nuevas autoridades. "Por su rechazo a la hora de reconocer al gobierno 'de facto', los líderes tártaros se han visto obligados a exiliarse o han visto prohibida su participación en la vida pública", afirma el informe.

De igual modo, ambas organizaciones denuncian que esta política de silencio también se aplica a los periodistas que "intentan pronunciarse a favor de los Derechos Humanos", quienes han sido víctimas de torturas o forzados a huir. Algunos de ellos, según el documento, se encuentran desparecidos y no parece haber pruebas de que se esté investigando su ausencia.

"Hoy en día, tener un pasaporte ucraniano en Crimea equivale a traición. Quienes tienen este documento se ven sujetos a tortura, o intimidados, o se les confisca su propiedad", según el informe.

REFERÉNDUM CONDICIONADO

El referéndum en el que se decidió la incorporación de Crimea a la Federación Rusa estuvo condicionado por "la presencia de tropas militares rusas, entre ellas cosacos, y de fuerzas de autodefensa que custodiaron fronteras, bases aéreas y colegios electorales", de acuerdo con el documento.

En términos generales, el plebiscito intentó aportar una "especie de legitimidad" en Crimea, cimentada a través de la aparición de un nueva burocracia, que ha consistido en la incorporación de altos funcionarios rusos a "puestos de importancia estratégica" en la administración de Crimea.

Entre ellos se encuentran jueces, fiscales, investigadores, agentes de policía y miembros de los servicios de seguridad, que han sido paulatinamente sustituidos por personal importado de Rusia.

GUETO COMUNICATIVO

Además, los principales servicios de telefonía móvil y de televisión procedentes de Ucrania han quedado desconectados. El nuevo proveedor será ruso, casi con toda probablidad y si se cumplen los designios de las autoridades crimeas.

Los medios de comunicación se han visto obligados a registrarse de nuevo bajo la ley de medios de Rusia, lo que ha terminado por "eliminar en la práctica a todos los medios independientes de la península". Eso se extiende además a las publicaciones on line, cuyo registro oficial es obligatorio.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies