Día contra la LGTBfobia: en estos 72 países sigue siendo delito pertenecer a la comunidad LGTB

Actualizado 17/05/2018 18:44:37 CET

MADRID, 17 May. (EDIZIONES) -

Tener una orientación sexual minoritaria sigue estando criminalizado con penas de prisión o de muerte en 72 países, según el último estudio de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA, por sus siglas en inglés).

En 57, tener una relación sexual consentida con otro adulto del mismo sexo puede suponer una pena de cárcel de hasta 14 años. En 14, esa cifra puede aumentar hasta la cadena perpétua y en ocho de estos la pena de muerte es una posibilidad real (Mauritania, Sudán, Yemen, Arabia Saudí, Irak, Irán, Afganistán, Pakistán). En los tres restantes, hay leyes "de propaganda" en vigor que penalizan las muestras de afecto públicas de este colectivo.

En 2017, uno de los países donde más en entredicho se pusieron los derechos de la comunidad LGTB fue Chechenia, donde la Policía encarceló y torturó a varias decenas de hombres que o bien eran homosexuales o bien tenían alguna conexión con el colectivo.

Las relaciones sexuales entre dos adultos del mismo sexo son legales en 123 países. De entre ellos, 85 ofrecen algún tipo de protección (por ejemplo, contra los delitos de odio o las conocidas como "terapias de conversión").

Los últimos 47 reconocen algún tipo de unión legal y de derechos de adopción a los miembros de la comunidad LGTB: un total de 26 permite a este tipo de parejas la adopción conjunta y 24, el matrimonio entre personas del mismo sexo en sus legislaciones. Los últimos en incluirlo en sus legislaciones han sido Finlandia, Alemania, Malta y Australia.

Contador