EEUU acusa a nueve individuos y una entidad iraní de una gigantesca operación de robo de datos académicos

Rod Rosenstein, fiscal general adjunto de Estados Unidos
REUTERS / LEAH MILLIS
Actualizado 23/03/2018 16:37:58 CET

NUEVA YORK, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado este viernes sanciones a nueve individuos de nacionalidad iraní, así como a la firma de consultoría estratégica MABNA, con sede en Irán, por el robo, "en nombre de la Guardia Revolucionaria de Irán" de más de 31 terabytes de información académica de universidades estadounidenses y afiliadas internacionales.

Entre los nueve acusados se encuentran los fundadores de esta organización, Gholamreza Rafatnejad y Ehsan Mohammadi, como máximos responsables de "este asalto cibernético masivo y descarado sobre los sistemas informáticos de cientos de universidades en 22 países y docenas de empresas del sector privado y organizaciones gubernamentales llevado a cabo en nombre de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán".

La campaña de ataques informáticos ha afectado a las cuentas de correo electrónico de más de 100.000 profesores y ha "puesto en peligro más de 8.000 cuentas", en palabras del fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein.

Los individuos y la entidad han sido acusados de intentar entrar en los sistemas informáticos de 144 universidades estadounidenses y otras 176 universidades en 21 países extranjeros desde al menos 2013.

"Esta información fue utilizada por la Guardia Revolucionaria" del Ejército iraní, "o vendida para obtener beneficios en Irán". Los acusados se enfrentan a siete delitos federales entre los que se encuentran los de "fraude digital, conspiración y robo de identidad".

"Los 'hackers se han centrado en las innovaciones y la propiedad intelectual de las mentes más brillantes de nuestro país. Estos acusados ahora son prófugos de la justicia estadounidense, ya no tienen libertad para viajar fuera de Irán sin riesgo de ser arrestados. La única forma en que verán el mundo exterior es a través de las pantallas de sus computadoras, pero despojados de su mayor activo: el anonimato", según el Departamento de Justicia.