Las escasas lluvias no alivian las necesidades humanitarias en Somalia

 

Las escasas lluvias no alivian las necesidades humanitarias en Somalia

Desplazados somalíes en Baidoa
ZOHRA BENSEMRA/REUTERS
Publicado 25/06/2017 13:58:14CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las escasas lluvias caídas en las últimas semanas en Somalia, por debajo de los niveles habituales en estas fechas, no han contribuido a reducir la delicada situación humanitaria que atraviesa el país africano, donde unos cuatro millones de niños necesitan asistencia urgente por la persistente sequía.

El sistema de alerta FEWS NET, vinculado al Gobierno de Estados Unidos, estima que las lluvias caídas hasta el 21 de junio han sido un 30 por ciento inferiores a lo habitual. En algunas zonas, el descenso ha superado el 50 por ciento, con las consecuencias que ello conlleva para el mantenimiento de cosechas y ganado.

Aunque las precipitaciones han permitido la subida de algunas reservas de agua, la regeneración de los pastos y la mejora del ganado en varias zonas, la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha advertido de que "el riesgo de hambruna persiste" en algunas áreas, en vista de los altos índices de la malnutrición y de enfermedades.

Las organizaciones internacionales han registrado 51.000 casos de diarrea aguda, en su mayoría de niños menores de cinco años. Al menos 782 personas habían perdido la vida hasta el 11 de junio, lo que sitúa la tasa de fallecimiento en el 1,6 por ciento --por encima del 1 por ciento que se fija como umbral de emergencia--.

Por otra parte, también se han registrado 10.500 casos de sarampión desde comienzo de año, de los cuales casi la mitad corresponden a niños menores de cinco años. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) colabora en una campaña de vacunación con la que se quiere llegar a 4,2 millones de niños de entre seis meses y diez años.

UNICEF estima que cuatro millones de niños necesitan asistencia humanitaria de forma urgente, mientras que el número total ascendería a 6,7 millones, más del doble que cuando comenzó la actual crisis humanitaria. Las organizaciones avisan de que el número de niños con malnutrición aguda se ha disparado un 50 por ciento desde enero, hasta los 1,4 millones, y más de 275.000 corren serio riesgo de muerte.

DESPLAZAMIENTOS

La sequía ha llevado a miles de personas a abandonar sus hogares, como ponen de manifiesto los datos recabados por la ONU. Desde noviembre de 2016, se han registrado 739.000 nuevos desplazamientos, de los cuales 160.000 corresponden a la localidad de Baidoa y 155.000 a Mogadiscio.

Uno de los focos de atención de las organizaciones de ayuda es el ganado, elemento básico de subsistencia para gran parte de la población somalí. La OCHA ha afirmado que, desde marzo, más de 18,5 millones de animales han sido tratados para prevenir enfermedades comunes, lo que ha beneficiado a 2,8 millones de personas.

En cuanto al agua, 3,5 millones de somalíes han podido tener acceso "temporal o permanente" a suministro potable, una cifra que representa el 75 por ciento de los 4,5 millones de personas señaladas como objetivo dentro de los programas de ayuda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies