Estados Unidos expulsa a 60 diplomáticos rusos por el ataque al exespía Skripal

Área acordonada por el posible envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal
REUTERS / TOBY MELVILLE - Archivo
Actualizado 26/03/2018 20:49:48 CET

WASHINGTON, 26 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Estados Unidos ha ordenado la expulsión de 60 diplomáticos rusos y el cierre del Consulado de Rusia en la ciudad de Seattle como represalia por el ataque con gas nervioso perpetrado contra el exespía Sergei Skripal y su hija, Yulia, en la ciudad inglesa de Salisbury.

Londres ya expulsó a 23 diplomáticos rusos como represalia por este ataque, del que responsabilizó directamente a Moscú, y logró la semana pasada el compromiso de resto de socios de la UE para que también el bloque comunitario tomase medidas al respecto.

Estados Unidos se ha sumado con un gesto similar por las "actividades desestabilizadoras" de Rusia y ha ordenado a 60 personas que abandonen el país en el plazo de una semana, entre ellas 12 diplomáticos pertenecientes a la delegación rusa ante Naciones Unidas. También ha decretado el cierre del Consulado en Seattle "debido a su proximidad con las bases submarinas y Boeing".

EXPULSIÓN DE PERSONAL RUSO DESTACADO EN LA ONU

La representación norteamericana ante Naciones Unidas ha identificado a los doce diplomáticos de la ONU señalados como "agentes de Inteligencia" que "han abusado de su privilegio de residencia en Estados Unidos". En este sentido, según la versión oficial de Washington, estas personas habrían incurrido en "actividades de espionaje".

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, ha argumentado que las expulsiones están amparadas por el acuerdo de 1947 por el que se fijó la sede de la ONU en Nueva York. "Hemos sido testigos de tácticas de espionaje aquí mismo, en el corazón de la ONU. No podemos tolerarlo. Esto no es más que varios países diciendo que estas acciones deben cesar", ha apuntado Haley en declaraciones a la prensa.

Sin embargo, el embajador ruso ante la ONU, Vasili Nebenzia, ha afirmado que "no cree" que estas medidas estén amparadas por el acuerdo de 1947. "Es una medida muy inapropiada, muy inapropiada".

Un portavoz de la ONU, Farhan Haq, ha explicado que la medida se encuadra en la Sección 13 B del acuerdo sobre la sede de la ONU. "En caso de abuso de tales privilegios de residencia por parte de cualquier persona en actividades en Estados Unidos no cubiertas por su capacidad oficial", no estarán exentas de las leyes estadounidenses "relativas a la residencia continua de extranjeros".

Además, Haq ha recordado que cualquier expulsión de diplomáticos de la ONU debe ser aprobado por el secretario de Estado norteamericano tras consulta con el país implicado o con el secretario general de la ONU. "Dada la delicadeza de la cuestión, aún abierta, no voy a comentar más al respecto más allá de confirmar que el secretario general seguirá este asuntos estrechamente y se implicará en la medida necesaria con los gobiernos afectados", ha argumentado.

ACCIONES CON "CONSECUENCIAS"

"Con estos pasos, Estados Unidos y sus aliados dejan claro a Rusia que sus acciones tienen consecuencias", ha advertido la Casa Blanca, en un comunicado en el que ha atribuido la orden al presidente, Donald Trump. "Las acciones de hoy hacen más seguro a Estados Unidos al reducir la capacidad de Rusia para espiar y llevar a cabo operaciones encubiertas que amenazan la seguridad nacional", ha esgrimido.

La Casa Blanca ha afirmado en su nota que Estados Unidos "está dispuesto a cooperar para construir una mejor relación con Rusia", pero ha advertido de que "esto sólo se producirá si hay un cambio en el comportamiento del Gobierno ruso".

El embajador ruso en Estados Unidos, Anatoli Antonov, se ha apresurado a condenar la expulsión masiva de diplomáticos, que ha tachado de "equivocada", según la agencia de noticias oficial Sputnik. En este sentido, ha acusado a Washington de destruir las relaciones bilaterales.