Las fuerzas iraquíes arrebatan a Estado Islámico el último barrio del oeste de Mosul

 

Las fuerzas iraquíes arrebatan a Estado Islámico el último barrio del oeste de Mosul

Ofensiva sobre el Estado Islámico en Mosul
REUTERS / MARIUS BOSCH
Actualizado 26/06/2017 12:48:11 CET

MOSUL, 26 (Reuters/EP)

Las Fuerzas Armadas de Irak y sus aliados han tomado este lunes el último barrio que Estado Islámico domina en el oeste de Mosul, aunque la ofensiva sobre esta importancia ciudad no ha concluido porque la organización terrorista todavía controla las inmediaciones de la mezquita de Al Nuri.

Las tropas iraquíes, apoyadas por milicias locales y por la coalición internacional que lidera Estados Unidos, se han adentrado este lunes en el distrito de Al Faruq, situado justo enfrente del templo religioso, que fue destruido la semana pasada por los insurgentes en un intento desesperado por frenar el avance gubernamental.

La mezquita de Al Nuri tiene una gran carga simbólica porque fue allí donde el líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, proclamó en 2014 un 'califato' que se extendía por partes de Irak y Siria y que actualmente está en proceso de desmoronamiento.

La ofensiva sobre Mosul comenzó el 17 de octubre. En febrero, las fuerzas iraquíes lograron capturar la parte este y desde entonces tratan de recuperar la zona occidental. El avance sobre los últimos kilómetros está siendo complicado por la presencia de francotiradores, minas antipersona y el uso de civiles como escudos humanos.

"Solo controlan una pequeña parte de Mosul, específicamente de la Ciudad Vieja", ha dicho el teniente general Abdul Ghani al Assadi, comandante de las unidades antiterroristas de Mosul. Hay unos 350 combatientes atrincherados en unos dos kilómetros, ha precisado.

Los milicianos de negro intentaron durante el fin de semana ampliar el área bajo su control en la Ciudad Vieja con ataques sorpresa sobre los barrios de Hay al Tanak y Yarmuk, pero sin éxito. "Desde un punto de vista militar, el Estado Islámico está acabado (...) Estamos haciendo llamamientos para que se rindan", ha contado Al Assadi.

Los efectivos iraquíes han conseguido cercar a los terroristas de Al Bahgdadi y en los próximos empazarán a avanzar hacia el este para empujarlos hacia el río Tigros. "Será la fase final" de la ofensiva y, "si Dios quiere, terminará en unos pocos días", ha afirmado Al Assadi, en línea con las declaraciones del primer ministro, Haider al Abadi.

La caída de Mosul, capital iraquí del autoproclamado califato, sería el golpe más duro asestado a Estado Islámico. Entretanto, en Siria, las fuerzas rebeldes respaldadas por Estados Unidos han lanzado una ofensiva sobre Raqqa, principal feudo del grupo yihadista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies