John Kelly alega que los inmigrantes con estatus de protección deberían tener vías hacia la ciudadanía de EEUU

John Kelly, secretario de Seguridad Nacional
REUTERS/JOSHUA ROBERTS - Archivo
Publicado 12/05/2018 2:28:11CET

WASHINGTON, 12 May. (Reuters/EP) -

Los inmigrantes procedentes de Honduras, Haití, El Salvador y otros países latinoamericanos a los que se les concedió un estatus de protección para poder vivir en Estados Unidos deberían poder tener una vía legal para acceder a la ciudadanía estadounidense, según ha declarado este viernes el Jefe de Personal de la Casa Blanca, John Kelly, en una entrevista con la emisora de radio norteamericana National Public Radio.

Según Kelly, la mayoría de las personas que cuentan con el denominado como Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), otorgado a aquellos inmigrantes que proceden de países donde han tenido lugar desastres naturales o conflictos armados, llevan viviendo en Estados Unidos durante décadas, por lo que el Congreso debería actuar y promover algún tipo de política que les permita convertirse en ciudadanos de pleno derecho.

"Deberíamos reunir a todos aquellos con un TPS que lleven en Estados Unidos un periodo considerable de tiempo y encontrar la manera de puedan obtener la ciudadanía", ha declarado Kelly, uno de los consejeros más cercanos del presidente estadounidense, Donald Trump.

La Administración Trump, bajo el mandato de la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen, ha optado por retirar los TPS, provocando la expulsión de miles de inmigrantes, hasta ahora protegidos por la legislación estadounidense, del país.

A principios de este mes, el Departamento de Seguridad Nacional anunció que pondrá fin a las medidas de protección temporales para aquellos inmigrantes procedentes de Honduras el 5 de enero de 2020, una decisión que dejará a más de 57.000 hondureños en Estados Unidos vulnerables a la deportación.

Alrededor de 200.000 salvadoreños, 59 haitianos y 5.300 nicaraguenses van a perder su estatus de protección temporal en 2019.

Kelly, no obstante, también ha apuntado que a pesar de que la mayor parte de los inmigrantes ilegales que entran en Estados Unidos "no son malas personas" tampoco "son personas que se adapten con facilidad" a la sociedad estadounidense.

"Son personas procedentes de entornos rurales", ha explicado. "No hablan inglés, no se integran bien y no tienen habilidades especiales", ha añadido.