Muere Manuel Noriega, el dictador que marcó a sangre y fuego la historia reciente de Panamá

 

Muere Manuel Noriega, el dictador que marcó a sangre y fuego la historia reciente de Panamá

Manuel Noriega
REUTERS
Actualizado 30/05/2017 12:00:39 CET

Apoyó a Castro y a Gadafi y colaboró con la CIA y con Pablo Escobar antes de ser derrocado por EEUU en 1989

CIUDAD DE PANAMÁ, 30 May. (Reuters/EP) -

El exdictador panameño Manuel Noriega ha muerto este lunes, a los 83 años de edad, tras haber marcado a sangre y fuego la historia del país centroamericano, que Estados Unidos invadió para derrocar a su brutal régimen (1983-1989) que espió para la CIA, trabajó con los narcotraficantes y torturó a sus enemigos.

Noriega fue sometido a varias cirugías para extraerle un tumor benigno en el cerebro pero no logró recuperarse de las intervenciones y murió este lunes en el hospital en el que permanecía ingresado desde marzo.

Tras pasar los últimos 26 años en cárceles de Estados Unidos, Francia y Panamá por el asesinato de enemigos políticos, blanqueo de dinero y narcotráfico, el anciano exdictador logró en enero que le pasaran a arresto domiciliario en la casa de una de sus tres hijas para prepararse para la intervención quirúrgica.

Los largos años de reclusión, muchas veces aislado, dos ataques cerebrovasculares y un cáncer de próstata dejaron al exdictador en silla de ruedas y con un aspecto frágil, una versión reducida del osado general del Ejército que blandía enérgico un machete en sus mítines aplaudido por la multitud.

El 20 de diciembre de 1989, unos 28.000 soldados estadounidenses tomaron por asalto Ciudad de Panamá y lanzaron una dramática búsqueda para capturar, días después, al que fuera durante años uno de sus principales aliados en la región.

Cuando retornó a Panamá en diciembre de 2011, el país ya había superado su nefasto legado y creció al calor de su famoso Canal interoceánico hasta convertirse en una de las economías más dinámicas de América Latina, aunque con una democracia todavía lacerada por la corrupción y las desigualdades sociales.

El carácter desafiante del exdictador decayó en el ocaso de su vida y en 2015 llegó a pedir perdón a Panamá por los desmanes de gobiernos militares del pasado, incluyendo el suyo, por el que fue sentenciado a unos 60 años por tres condenas en casos de homicidio y desapariciones forzadas.

EL CREADOR DE UNA "NARCOCLEPTOCRACIA", SEGÚN EEUU

La corrupción bajo su mandato llegó a tal punto que un subcomité del Senado estadounidense aseguró que Noriega creó "la primera narcocleptocracia del hemisferio" y se refirió a él como "el mejor ejemplo reciente" de cómo un líder extranjero puede manipular a Estados Unidos en contra sus intereses.

Criado en el duro barrio capitalino de San Felipe, muy cerca de la zona del Canal controlada entonces por Estados Unidos, Noriega fue criado por unos amigos de la familia. El joven mulato, apodado 'Cara de piña' por un severo acné juvenil que le dejó la cara plagada de cicatrices, era pobre pero astuto.

Con ayuda de un hermanastro se unió a los militares y logró graduarse en la Escuela de las Américas de Estados Unidos, considerada por grupos de Derechos Humanos como una escuela de dictadores.

Su experiencia creciendo en las calles y un carácter despiadado, según sus allegados, le dieron una inclinación temprana hacia las operaciones de guerra psicológica. Ávido lector de líderes asiáticos, desde Mao Zedong a Ho Chi Minh, pasando por el cacique mongol del siglo XIII Gengis Khan, Noriega entró en los pasillos oscuros del poder cuando fue nombrado jefe de inteligencia militar por Omar Torrijos, quien dio un golpe de Estado en 1968.

EL "GÁNGSTER" DEL GENERAL TORRIJOS

Su misión era dirigir a la feroz Policía secreta, orquestando la desaparición y tortura de oponentes políticos, mientras supervisaba los corruptos negocios de los militares, por lo que Torrijos se refería a él como "mi gángster".

A principio de la década de 1970, Noriega comenzó a colaborar a sueldo con la CIA, permitiendo instalar puestos de escucha en Panamá y utilizar al país como base para ayudar a las fuerzas proestadounidenses contra las guerrillas izquierdistas en El Salvador y Nicaragua.

Noriega utilizó esa información para manipular tanto a sus jefes panameños como estadounidenses para su propio beneficio, que incluía impulsar un floreciente negocio del narcotráfico. Noriega se convirtió en gobernante de facto de Panamá en 1983, dos años después de la muerte de Torrijos en un accidente de helicóptero. Para ese entonces ya trabajaba con capos colombianos de la droga a cambio de millonarios sobornos.

Aunque los funcionarios estadounidenses sabían de sus operaciones criminales desde 1978 y para 1983 tenían suficientes evidencias en contra de Noriega, según testimonios oficiales, Washington no actuó porque Panamá era visto como un cortafuegos frente al avance del "comunismo" en Centroamérica durante la Guerra Fría.

NADANDO CON TIBURONES

Sin embargo, las tensiones con Estados Unidos comenzaron a aumentar en 1985, cuando Noriega desconoció a Nicolás Ardito Barletta, el primer presidente democrático en 16 años, tras unas elecciones que había puesto Washington como condición para devolver el control del estratégico Canal al país.

Mientras, Noriega urdía intrigas, dando apoyo encubierto al líder cubano Fidel Castro y al coronel libio Muammar Gaddafi o colaborando con Pablo Escobar para traficar cocaína con destino a Estados Unidos y blanquear dinero a través del sistema bancario panameño.

"Estaba nadando con un montón de tiburones", dijo Richard Koster, coautor de 'En Tiempos de Tiranos', sobre las dictaduras militares panameñas. "Llegó al punto donde sus actividades como representante de los carteles del narcotráfico entraron en conflicto con sus actividades como hombre de Estados Unidos", señaló.

Entre 1970 y 1987, Noriega apareció en 80 archivos distintos de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés). Pero hasta ocho semanas antes de que Noriega fuera imputado, la agencia todavía decía que no había pruebas suficientes en su contra.

En febrero de 1988, Noriega fue finalmente imputado con cargos federales por tráfico de cocaína y blanqueo de dinero y el Congreso de Estados Unidos impuso sanciones económicas a Panamá para incrementar la presión.

Sin embargo, Noriega se resistió a dimitir y en diciembre de 1989, la Asamblea Nacional lo nombró "máximo líder" y declaró a Estados Unidos y Panamá en "estado de guerra".

El 20 de diciembre de ese año, tropas estadounidenses invadieron Panamá en la operación 'Causa Justa' atacando los cuarteles del Ejército y peinando la ciudad para encontrar a Noriega, quien se había refugiado en la embajada del Vaticano.

Las tropas sitiaron la sede diplomática y forzaron a Noriega a entregarse el 3 de enero de 1990 utilizando las mismas técnicas psicológicas que una vez tanto admiró: haciendo sonar a todo volumen música de rock y rap, que el dictador aseguraba detestar, 24 horas al día.

Para algunos analistas, la invasión del istmo, que causó miles de víctimas, marcó la pauta para las intervenciones estadounidenses de la post Guerra Fría como en Irak.

En 1992, Noriega fue sentenciado a 40 años de prisión por un tribunal de Florida. En 2010 fue extraditado a Francia, donde había sido condenado por lavado de dinero. En sus memorias escritas en prisión, Noriega se describió a sí mismo como un héroe nacionalista y dijo que la invasión se debió a su negativa a seguir a pies juntillas las órdenes de Estados Unidos en América Central. "Todo lo que se hizo en la República de Panamá bajo mi comando era conocido" por Estados Unidos, llegó a decir desde prisión.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies