La nueva Constitución de Tailandia, aprobada con el 61% de votos, según datos preliminares

Urnas para el referéndum constitucional de Tailandia
REUTERS/JORGE SILVA
Actualizado 08/08/2016 9:11:34 CET

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

La nueva Constitución impulsada por la junta militar que gobierna Tailandia desde el golpe de Estado de mayo de 2014 ha sido aprobada en el referéndum de este domingo con el 61 por ciento de los votos, según los resultados preliminares, con el 94 por ciento de los sufragios contabilizados, ha informado el diario local 'The Nation'.

En la consulta, los tailandeses también han respondido a la denominada 'pregunta adicional', para aclarar si quieren que el Senado, elegido e integrado por militares, designe junto con la Cámara Baja al primer ministro. En este apartado, el 'sí' se ha impuesto con el 58 por ciento de los votos.

El líder del golpe de Estado de mayo de 2014 y jefe de la junta militar, el general Prayuth Chan Ocha, aseguró el domingo que no dimitiría aunque fracasara el referéndum constitucional y que se celebrarán elecciones parlamentarias en 2017.

Está previsto que la Comisión Electoral de Tailandia dé a conocer los resultado definitivos del referéndum constitucional este miércoles. La nueva Constitución, rechazada por los principales partidos políticos de Tailandia, mantiene la influencia de las Fuerzas Armadas en la política, con un Senado cuyos representantes son elegidos por las autoridades militares y que puede revisar las decisiones adoptadas por la Cámara Baja, elegida por sufragio universal.

A última hora del domingo, el responsable de la Comisión Electoral Somchai Srisutthiyakorn informó de que, con el 94 por ciento de los votos contabilizados, la participación en la consulta ha sido del 58 por ciento, muy por debajo del 80 por ciento que había augurado el propio organismo electoral.

Jatuporn Promphan y Nattawut Saikua, dirigentes del movimiento de los 'camisas rojas' --que apoya al ex primer ministro Thaksin Shinawatra-- han asegurado que aceptan los resultados de la consulta sobre la Carta Magna pero que seguirán trabajando para que el país recupere la democracia.

Por su parte, los responsables del partido Pheu Thai, la formación de la ex primera ministra Yingluck Shinawatra, hermana de Thaksin y cuyo gobierno también fue derrocado por un golpe de Estado perpetrado por militares, han asegurado que los tailandeses han aprobado la nueva Carta Magna porque quieren que se celebren unas elecciones democráticas cuanto antes.

En una rueda de prensa, los dirigentes del Pheu Thai han dicho que la participación ha sido de cerca del 50 por ciento, menor que la registrada en el anterior referéndum constitucional, celebrado en 2007, tras el golpe de Estado que acabó con el mandato de Thaksin Shinawatra como primer ministro.

Además, han subrayado que la formación continuará luchando por la vuelta de la democracia y no han aclarado si aceptará participar en las próximas elecciones, amparadas por una Constitución que han rechazado públicamente de forma reiterada.

La junta militar, que se presenta con el nombre oficial de Consejo Nacional para la Paz y el Orden, ha prohibido hacer debate o campaña a favor o en contra de la Constitución y ha detenido a decenas de personas que han manifestado su rechazo a la nueva Carta Magna.

Amnistía Internacional denunció el viernes que la junta castrense ha creado un clima de temor antes del referéndum con continuas violaciones de los Derechos Humanos. La consulta sobre la nueva Carta Magna llega en un momento en el que se teme por la salud del jefe del Estado, el rey Bhumibol Adulyadej, de 88 años de edad. Durante décadas, las Fuerzas Armadas han justificado su intervención en la política por la necesidad de defender a la monarquía.

Los críticos denuncian que la nueva Carta Magna, impulsada por las autoridades castrenses, busca impedir la vuelta al poder de Thaksin Shinawatra, el primer ministro derrocado por un golpe de Estado en 2006, y su hermana Yingluck Shinawatra, cuyo ejecutivo fue tumbado por el golpe del general Prayuth en 2014.

Thaksin vive en un exilio autoimpuesto desde el golpe de Estado de 2006 pero mantiene su influencia en el país. Su hermana Yingluck, a la que el Parlamento nombrado por la junta le prohibió en 2015 volver a participar en la vida política durante cinco años, ha ejercido este domingo su derecho al voto en la consulta sobre el texto constitucional.

"Estoy feliz por haber podido ejercer mi derecho al voto como tailandesa", explicó este domingo Yingluck, en declaraciones a la prensa, antes de animar a los ciudadanos a acudir a las urnas. Thaksin ha rechazado de plano la nueva Constitución, al igual que Yingluck, y ha advertido de que solo servirá para mantener la influencia de los militares en la política.

La nueva Constitución, que será la vigésima Carta Magna desde que las Fuerzas Armadas abolieron en 1932 la monarquía absoluta, establece que los senadores, elegidos directamente por la junta castrense, podrán revisar las decisiones que adopten los diputados, elegidos por sufragio directo.

A pesar de la prohibición expresa para que no haya campaña política sobre el texto constitucional, la junta del general Prayuth desplegó el domingo miles de cadetes militares para animar a los 50 millones de electores tailandeses a acudir a las urnas.