Cabecilla de Gürtel carga contra los jóvenes del PP que le insultan sin saber lo que hacía el partido

Álvaro Pérez, de la red Gürtel
GPS
Actualizado 20/02/2018 12:24:36 CET


"Es muy fácil echar balones fuera, insultar a los que estamos en el lado oscuro, pero no conocen cómo sucedía", ha dicho en el Congreso

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Álvaro Pérez, responsable de la empresa 'Orange Market' de la red Gürtel, considera que, viendo el actual Grupo Popular del Congreso, en el PP "siguen los mismos" que había antes de estallar el 'caso Gürtel', con algunas incorporaciones de dirigentes jóvenes a los que reprocha que "insulten" a los acusados sin tener "ni idea" de cómo funcionaba el partido.

El que fuera conocido como 'El Bigotes', que cumple condena en la cárcel de Valdemoro (Madrid) por los contratos de 'Gürtel' para los espacios de la Generalitat Valenciana en Fitur y que también está acusado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por la supuesta financiación ilegal del PP valenciano, ha comparecido este martes ante la comisión de investigación sobre los casos que afectan al PP.

En su comparecencia se ha quejado de que haya portavoces del PP que "insultan con muchísima facilidad" a los miembros de las empresas que trabajaban para el partido y que ahora están siendo investigados por la Justicia por esa supuesta financiación ilegal del PP.

"Los dirigentes jóvenes no tienen ni la más remota idea de lo que pasaba. Les resulta muy fácil insultar, pero si veo el hemiciclo, sigo viendo a los mismos --ha señalado--. Es muy fácil echar balones fuera, insultar a los que estamos en el lado oscuro, pero no conocen cómo pasaba, como sucedía".

En su opinión, hay miembros del PP que han estado "caminando en el fuego cruzado" y que han sobrevivido a todas las investigaciones judiciales: "No les pasa nada de nada y siguen ahí", ha reseñado, destacando que su continuidad hace que los demás sigan acusando al PP de lo que algunos cometieron hace diez o quince años. "Llevamos 10 años de Gürtel y nunca jamás un caso judicial económico ha sido tan rentable para los medios de comunicación y las 'tonturlias'", ha comentado.

DOS DIPUTADOS CON LOS QUE TRATABA CON MUCHA FRECUENCIA

Y es que, según ha relatado, para organizar los actos del PP iba a diario a la sede de Génova y se reunía con mucha frecuencia con Jesús Sepúlveda (ex alcalde de Pozuelo y exmarido de Ana Mato) y también con los hoy diputados Juan Carlos Vera y Juan José Matarí, que estaban en el área de Organización.

Como su presencia en la sede de Génova era muy frecuente y organizaba numeroso actos, llegó a tratar con muchos que hoy son dirigentes del partido, y ha mencionado a Javier Arenas, al presidente del Senado, Pío García escudero, y al portavoz en el Congreso, Rafael Hernando. Eso sí, "jamás" se hablaba de dinero en esos contactos.

Ha recordado también que, según consta en los sumarios, el cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, regaló un coche no sólo a Sepúlveda, sino también a Juan Carlos Vera, que como escogió un modelo más barato le dio para hacer unas reformas en casa con lo que sobraba. El portavoz del PP, Eloy Suárez, ha replicado después que Vera ya acreditó que estaba en alquiler entonces por lo que no pudo hacer esas reformas, y acusó a Pérez de dejar caer insinuaciones sin base.

Álvaro Pérez ha añadido que con Rajoy no tuvo esas reuniones y que su relación se circunscribe a los once meses transcurridos desde la campaña de las elecciones generales de 2004, en la que el hoy líder del PP fue por primera vez cartel electoral. Llegaron a compartir un viaje de más de un mes en Argentina cuando Rajoy hacía campaña en la comunidad emigrante.

LAS GAFAS DE RAJOY

La última vez que vio a Rajoy fue cuando le acompañó a una óptica para cambiarse las gafas y ponerle unas más modernas. Iba con Belén Bajo, hoy también diputada, que era entonces jefa de prensa de Rajoy. Ella fue quien en una ocasión le abroncó en la sede nacional y por eso dejó de trabajar con Génova y ya después le acogió Francisco Camps en la Comunidad valenciana.

A su juicio, el origen de aquella ruptura fue que Rajoy se llevaba "fatal, a palos", con José María Aznar, que era quien les llevó a Génova, y que por eso decidió cortar con aquellas empresas.

El PP, ha explicado, no era buen pagador y tenía que enviar cartas a quien mandaba, incluso a Rajoy, para cobrar. Y por eso también rechaza la versión de los dirigentes actuales del PP acerca de que eran "gente que se ha aprovechado" del PP: "Nadie se ha aprovechado de nada", ha protestado.

Con todo eso, tiene "clarísimo" que ahora el PP trate de "demonizarle" y ya no le conocen. "Cuando tú pasas de humano a apestado, es lógico --ha reconocido en otro momento--. Cuando dicen que no se acuerdan de ti, pues imagino que tratan a mucha gente y la memoria es débil y vas olvidando el rostro".