Expertos antiterroristas creen que Otegi busca presionar a ETA

 Arnaldo Otegi
© VINCENT WEST / REUTERS
Actualizado 28/12/2010 19:44:21 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Expertos en la lucha antiterrorista enmarcan las declaraciones de Arnaldo Otegi en la entrevista concedida al periódico norteamericano 'Wall Street Journal' en un intento del dirigente abertzale de presionar a ETA para que los terroristas den satisfacción suficiente a las exigencias de alto el fuego en un próximo comunicado, cuyo retraso está suponiendo un obstáculo para los intereses de la izquierda abertzale a juicio de sus propios dirigentes.

Al mismo tiempo, otras fuentes consultadas por Europa Press niegan la capacidad actual de Otegi para influir en las decisiones de la banda y achacan sus declaraciones a un intento de justificarse ante la tardanza del comunicado.

"ETA está lista para dejar la violencia", anuncia Otegi desde el rotativo estadounidense. Según algunos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el dirigente abertzale trata de marcar el camino a la banda sobre cuáles deben ser los mínimos de su esperado comunicado para, a su vez, trasladar la presión sobre el Gobierno con el fin de abrir una nueva negociación. De hecho, según el 'Wall Street Journal', Otegi insinúa que acontecimientos próximos, que no especifica, aumentarán la presión sobre el Gobierno para negociar.

Pero los expertos policiales consultados afirman que, a día de hoy, ETA no tiene ninguna intención de dejar la violencia de manera definitiva, independientemente de la terminología que se emplee en el esperado texto. Así se lo está haciendo llegar la banda a sus canales internos de transmisión habituales, según indican las mismas fuentes que recuerdan acontecimientos recientes como el último robo de material informático en Francia.

DECLARACIÓN DE GERNIKA

Otras fuentes indican incluso que el comunicado podría no estar finalizado aún y, en ese escenario, las palabras de Otegi buscan forzar a los terroristas a subir el listón y usar una terminología más contundente en su respaldo a la 'Declaración de Gernika' (alto el fuego indefinido, verificable y unilateral).

Desde hace meses se espera una respuesta positiva de ETA a las exigencias de la izquierda abertzale y los mediadores internacionales, sin embargo, este comunicado se ha ido retrasando en el tiempo. Los últimos pronósticos lo situaban para antes de final de año, aunque algunas voces lo aplazan ya al mes de enero.

La izquierda abertzale es consciente de que cuanto más tarde ETA en emitir su comunicado más se estrechan los plazos y las probabilidades del nuevo partido que pretenden presentar tras las fiestas navideñas. De hecho, son conscientes de que la tardanza de la banda en dar una respuesta a sus demandas está suponiendo un obstáculo a sus aspiraciones electorales.

Esta es otra de las razones por las que algunas de las fuentes consultadas ven en las palabras de Otegi un ruego o un deseo más que un conocimiento profundo de las reales intenciones actuales de los terroristas.

SIN CAPACIDAD DE INFLUENCIA EN ETA

En este sentido, algunas fuentes niegan la capacidad actual de Otegi para influir en las decisiones de la banda y, por este motivo, ven en esta entrevista un intento de justificarse ante la tardanza de ETA en dar los pasos que se esperaba que se hubieran producido ya hace semanas.

De hecho, no sólo es Batasuna quien está pendiente de lo que haga ETA, también lo están aliados potenciales como EA como lo demuestran recientes declaraciones de algunos de sus dirigentes. Ayer en una entrevista concedida al diario 'El Correo' el máximo líder de esta formación, Pello Urizar, avisaba de que el comunicado no puede demorarse hasta febrero o marzo porque la no respuesta de la banda en un periodo corto "sería un piedra en el camino". Urizar se mostraba además preocupado por el reciente robo de ETA en Francia.

Sin embargo, tan sólo un día después Urizar ha mostrado un tono distinto tras la entrevista de Otegi. Así, en alusión al comunicado de ETA, ha llegado a manifestarse dispuesto a "esperar un poquito más" para que "no queden residuos que envenenen el tema". "La izquierda abertzale trabaja para que no haya ninguna escisión o ruptura", ha añadido.

Una prueba de los recelos de Batasuna en relación a la respuesta que pueda dar ETA son las declaraciones del dirigente batasuno Rufi Etxeberria, quien aseguró recientemente en una entrevista a Radio Euskadi que, en caso de que la banda no les acompañase en el proceso que han iniciado, la izquierda abertzale continuará con esa reclamación.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies