Publicado 26/06/2021 17:05CET

El patrimonio se ha unido a la magia que se respira cada año en Alamar, como preludio de un verano musical. El

Ana Carla Maza en Almería
Ana Carla Maza en Almería - JOSE A.HOLGADO

ALMERÍA (SEVILLA), 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El patrimonio se ha unido a la magia que se respira cada año en Alamar, como preludio de un verano musical. El precioso Patio de los Naranjos del Cuartel de la Misericordia, con el fondo de la Alcazaba de Almería, ha sido el decorado que ha enmarcado la actuación de Ana Carla Maza, una violonchelista de origen cubano y que reside en Barcelona, con una sensibilidad especial, que siente la música desde la cuna y que ha compartido con los almerienses un viaje imaginario por América Latina.

El segundo concierto de Alamar, organizado por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería, se ha paseado por el tango y la chacarera argentina, el jazz y la havanera cubana, el reggae jamaicano, la bossa nova brasileña y otros estilos de la tradición latina interpretados con amor y poesía.

En el concierto de anoche, viernes, Ana Carla Maza ha unido temas de sus dos discos, Alma, publicado en 2018, y La Flor, de 2020, y a lo largo de hora y cuarto la virtuosa violonchelista y cantante ha revisado delicadamente las tradiciones musicales de su infancia, interpretándolos libremente y uniendo ritmos latinos, melodías pop, armonías de jazz y técnicas clásicas para construir un universo musical impresionantemente vivo, habitado por una voz suave, pizzicati precisos y una técnica etérea.

La conjunción del violonchello, interpretado tanto con arco como en la técnica del pizzicato, y su voz, ha permitido a los asistentes que han agotado las invitaciones, compartir un delicioso atardecer musical, donde se ha vivido la esencia de Alamar, ese espíritu libre y diverso que da la bienvenida musical al verano en Almería. El público ha despedido con grandes aplausos a la brtillante artista Ana Carla Maza.

Tras La Ambulancia Irlandesa y Ana Carla Maza, Alamar se clausura esta noche, a las 21 horas, en el Patio de los Naranjos, con el flamenco persa de Baramú.

Contador

Para leer más