La escultura de 'Los Niños del Paraguas' de Cádiz se retira del público hasta enero para su restauración integral

La escultura de 'Los Niños del Paraguas'
AYUNTAMIENTO DE CÁDIZ
Publicado 27/10/2018 17:52:11CET

CÁDIZ, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

La empresa municipal Aguas de Cádiz dispone ya de los permisos necesarios para llevar a cabo la restauración integral del conjunto escultórico de 'Los Niños del Paraguas', icono del parque Genovés, unos trabajos que comenzarán en noviembre y durarán tres meses.

Según ha detallado el Ayuntamiento de la ciudad en una nota de prensa este sábado, el proyecto de intervención sobre la fuente propuesta cuenta con la autorización de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, requisito necesario al estar el parque Genovés inscrito en el Catálogo General de Patrimonio Histórico Andaluz como Jardín de Interés Cultural.

Así pues, el Consistorio ha manifestado que tras haberse informado sobre el proyecto redactado por los restauradores Pilar Morillo y Álvaro Domínguez, éstos tienen ya vía libre para comenzar los trabajos.

Para ello, el conjunto escultórico --tanto los niños como la peana sobre la que se apoyan-- se trasladará en breve a un taller de restauración y durante tres meses, Aguas de Cádiz procederá a sanear el vaso de la fuente y a acondicionar el entorno de manera que la escultura tenga "más y mejor visibilidad a partir de ahora".

Para ello, el conjunto se subirá unos centímetros, se instalará iluminación artística, se pondrá información sobre la historia de la fuente y de los niños que la protagonizan y se elaborará una ficha técnica de la obra.

El conjunto arquitectónico mide 1,60 metros de alto por 0,60 de ancho, es de estilo romántico, de autor anónimo y está compuesto de dos esculturas de barro cocido que sostienen un paraguas metálico de cuya barra central surge un chorro de agua que se reparte por toda la superficie exterior del paraguas y cae alrededor de las esculturas logrando un perfecto efecto de lluvia.

Estos niños están inspirados en la novela 'Pablo y Virginia', escrita por Jacques Henri Bernardin de Saint-Pierre, en 1787, que narra una trágica historia basada en un hecho real.

Como ya adelantó Aguas de Cádiz, el diagnóstico elaborado por los restauradores aconseja una intervención total ante "el deterioro que presenta la escultura, su aspecto deslucido y el peligro de destrucción por desprendimiento que sufre".

La escultura ha sido previamente sometida a dos catas que han determinado que el tono rojizo que presenta ahora es muy diferente al que mostraría el material original, barro cocido, con el que fue realizado. Además, el Ayuntamiento ha explicado que las reconstrucciones de las manos y parte de los brazos, desaparecidas en actos vandálicos, son necesarias, así como en la escultura y su peana, en las que se han empleado en otras actuaciones pinturas impermeabilizantes que no permiten transpirar al barro cocido y "restan belleza a la talla".

Así, ha manifestado que la fuente fue comprada en París por la familia Aramburu que la donó al Ayuntamiento de Cádiz y fue colocada en el parque remodelado por el alcalde Eduardo Genovés, anteriormente llamado de Las Delicias. La fuente se ubicó primero a la entrada del Paseo de Santa Bárbara para pasar en los años 60 del siglo pasado al lugar en donde está hoy en día.