Actualizado 17/05/2012 20:08

M.La Junta recupera el esqueleto de una ballena varada en la Bahía para exponerla al público

Esqueleto De Ballena
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

CÁDIZ, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El esqueleto de la ballena de diez metros de longitud que varó en el saco interno de la Bahía de Cádiz el pasado 21 de enero se convertirá en uno de los principales reclamos del Centro de Visitantes de este Parque Natural, después de que la Junta de Andalucía haya optado por su recuperación para el disfrute de los visitantes.

Según señala en un comunicado la Delegación Provincial de Medio Ambiente de la Junta en Cádiz, hasta ahora se han trasladado los huesos desde el lugar donde quedó asentado el rorcual común, a la altura del sendero de la Dolores --término municipal de Cádiz-- hasta el Jardín Botánico de San Fernando, donde se procederá a su clasificación y a la creación de un fichero de seguimiento previo al montaje del esqueleto.

Explica que la acción del mar, el sol y de animales como los cangrejos han dejado los huesos totalmente limpios, lo que ha facilitado y abaratado su recuperación. De esta forma, pese a las dimensiones de las piezas óseas --sólo el cráneo mide dos metros--, después de una semana de trabajo, "en la zona queda ahora poco más que una pequeña parte de la piel del mamífero y algún cúmulo de grasa", restos que se irán biodegradando en los próximos días de forma natural.

Los técnicos del Parque Natural Bahía de Cádiz han contado en todo momento con la colaboración y el asesoramiento de la asociación Sirena, que se dedica a la reconstrucción de esqueletos de cetáceos y es colaboradora habitual del Zoológico de Jerez.

La reconstrucción permitirá que el esqueleto quede expuesto en el Centro de Visitantes del Parque Natural, en el paraje de Santa Leocadia, convirtiéndose así en el único lugar de la provincia con una osamenta de estas características.

Desde la Junta de Andalucía se indica que la aparición de este ejemplar juvenil de rorcual común fue un episodio "totalmente inusual" debido al ambiente de marisma fangosa donde varó. El animal llegó a las aguas del Parque Natural el sábado 21 de enero por la tarde, donde finalmente murió por causas que no han podido ser determinadas.