Asaja apunta que es "infantil" pensar que los regalos de navidad "vayan a salvar la situación del ibérico"

Actualizado 01/11/2009 12:43:13 CET

HUELVA, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Asaja en Huelva, José Luis García-Palacios, indicó hoy que pensar que los regalos de Navidad "vayan a salvar la situación del sector del cerdo ibérico es una reflexión un poco infantil o al menos distraída".

En una entrevista concedida a Europa Press, García-Palacios destacó que la campaña de navidad "puede ser una esperanza puntual" para un sector concreto, no obstante dejó claro que "el problema del sector del cerdo ibérico no es la campaña de navidad".

En este sentido, aseguró que "antes cuando había jamones de bellota de verdad, se consumían en España y faltaban, pero cuando la producción se ha multiplicado de forma artificial o inesperada por casi tres, la masiva entrada de multinacionales en el sector ibérico ha propiciado que hayan inundado las grandes superficies de jamones muy baratos, de poca calidad y que no tienen nada que ver con el cerdo ibérico".

Del mismo modo, precisó que "lo que pueden tener de parecido ambos jamones es el 50 por ciento de la genética y su denominación, que está amparada por una ley que ampara un fraude", indicando además que el resto es "todo cochino blanco, hasta en su forma de producción, es decir sacrificado con diez meses, sin darle el sol en el lomo en la vida, pisando siempre hormigón y comiendo con mucha prisa".

SITUACIÓN ACTUAL

García - Palacios insistió en que la situación "sigue siendo la misma que el año pasado, incluso más grave todavía", a lo que añadió que es "cierto que hay herramientas para intentar aplacar el calor de la hoguera que está sufriendo el sector, pero lo que no hay son herramientas para apagar el incendio y la sangría que están sufriendo los productores y los industriales".

La situación del sector del cerdo ibérico es "tremendamente grave, de hecho se quedarán muchas fincas este año sin poder meter animales para el aprovechamiento de las bellotas porque el productor o el ganadero no tiene fondos necesarios para la adquisición de los cochinos porque tuvo que matar a sus madres reproductoras y porque el industrial sufre apalancamiento financiero, ya que ni vende sus productos ni tiene liquidez", espetó García-Palacios, quien puntualizó que el sector "no está tocado de muerte, pero cercano al coma, si no se actúa con agilidad".

La solución pasa "por la financiación", de hecho, según aseguró García-Palacios, el Consejo Regulador ha firmado un convenio con la Caja Rural del Sur en la que "se facilitan préstamos de campaña tanto al industrial como al ganadero, para permitir cierta ilusión de seguir andando", no obstante, auguró que "el próximo año existirá el mismo problema, ya que los venedizos del sector porcino blanco que han llegado al sector ibérico están cercenando día a día las posibilidades de continuar".