Condenado a dos años cárcel por agredir a celador y dañar mobiliario en el centro salud de Bonares

Publicado 14/11/2018 17:03:24CET

HUELVA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número uno de Huelva ha condenado a dos años de cárcel a un hombre, de nacionalidad marroquí y de 24 años, por agredir a un celador, al que provocó lesiones leves en el cuello, y por causar destrozos en el mobiliario del centro de salud de Bonares (Huelva), al que acudió acompañando a su pareja el pasado 27 de septiembre.

Según reza en la sentencia, alcanzada tras una conformidad, a la que ha tenido acceso Europa Press, el juez ha considerado a este hombre autor de un delito de atentado a agente de la autoridad, por el que le impone la pena de cárcel, y de un delito leve de lesiones y de otro leve de daños, motivo por el que le impone el pago de dos multas de 450 euros y le prohíbe acercarse a la víctima a menos de 150 metros y a comunicarse con él por durante seis meses.

Como responsabilidad civil, el condenado deberá indemnizar al celador con 280 euros por las lesiones físicas, con 40 euros a otros tres sanitarios que sufrieron cuadros de ansiedad y 294 euros al SAS por los desperfectos que causó en el centro de salud.

El juez considera probado que este hombre, sobre las 3,10 horas del 27 de septiembre de 2018, acudió junto con su pareja al centro de salud de Bonares, donde se le solicitó, por parte del celador, que se saliese de la sala para realizar la consulta médica de forma confidencial con la mujer, ya que podría tratarse de un acto de violencia de género.

A continuación, y con ánimo de atentar contra la integridad física del celador y de los otros tres sanitarios que se encontraban en el centro de salud en ese momento, comenzó a golpear el mobiliario violentamente, fracturó la puerta de entrada del citado centro y causó desperfectos en un armario de la zona administrativa, además de proferir insultos continuos, llegando a lanzar la silla de ruedas en la que estaba sentada su pareja contra el celador.

Como consecuencia de estos hechos, este último sufrió una herida inciso contusa por debajo del mentón para cuya curación necesitó siete días, mientras que los otros tres sanitarios sufrieron únicamente un cuadro de ansiedad provocado por la situación de estrés vivida en esos momentos.

Contador