Actualizado 18/08/2008 17:17

Huelva.- Junta abre el marisqueo de coquinas la zona comprendida entre el Picacho y Torre del Loro en Mazagón

HUELVA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Delegación Provincial de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía en Huelva abrió hoy al marisqueo de coquinas (Donax trunculus) la zona de producción comprendida entre el Picacho y Torre del Loro, en Mazagón, núcleo costero perteneciente a las localidades de Palos de la Frontera y de Moguer (Palos) después de que el Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros de la Junta de Andalucía certificara una bajada en los niveles de toxinas D.S.P. que presentaba la especie en esta área.

Según explicó la Junta en un comunicado, en estos momentos, en el litoral onubense se puede mariscar coquinas en cuatro zonas, éstas son Isla Canela, entre las desembocaduras de los ríos Guadiana y Carreras; Matalascañas, en el área que discurre entre la Torre del Loro y el final de la playa; la zona marítima de Doñana, y en Mazagón, entre el Picacho y Torre del Loro, que se ha abierto hoy.

Por el contrario, la captura y comercialización de coquinas por niveles de toxinas superiores a los permitidos continúa prohibida en la barra del Terrón, la desembocadura del Piedras y Punta Umbría. Para el resto de especies se mantienen abiertas al marisqueo las 12 zonas de producción de la costa onubense, excepto el río Carreras y la desembocadura del Piedras, afectadas también por D.S.P. y bacterias E. Coli.

La presencia de toxinas en los bivalvos es un fenómeno natural que tiene lugar cuando éstos consumen un determinado tipo de microalga, mientras que las bacterias E. Coli se producen por la influencia de desechos urbanos, pudiendo causar ambas problemas gastrointestinales.

La Junta de Andalucía, a través del Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros, analiza de forma continua las aguas y los moluscos para verificar si son aptos para el consumo humano.

La Delegación Provincial de Agricultura y Pesca recuerda que el marisqueo sin licencia está prohibido y las sanciones por este incumplimiento pueden oscilar entre los 301 y los 60.000 euros para las personas que capturen tanto coquinas como otros bivalvos sin autorización.