Publicado 29/01/2020 14:30CET

La Junta notifica a Atalaya un dictamen ambiental favorable para la mina de Riotinto (Huelva), previo a la AAU

MIna de Riotinto.
MIna de Riotinto. - ECOLOGISTAS EN ACCIÓN - Archivo

MINAS DE RIOTINTO (HUELVA), 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Andalucía ha notificado a Atalaya Riotinto Minera, empresa operadora de la mina de cobre de Minas de Riotinto (Huelva), el dictamen ambiental que considera favorable la Autorización Ambiental Unificada (AAU) de la explotación onubense, según ha informado la empresa en una nota de prensa.

Se trata de un paso previo a la AAU y este dictamen se publicará en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) en los próximos días, y posteriormente se abre un periodo de audiencia de diez días.

De este modo, desde la compañía han indicado que este dictamen es emitido "en ejecución de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de 19 de septiembre de 2018, que declaraba anulable, por un defecto de forma en su tramitación, el permiso ambiental emitido en 2014 para las actuaciones mineras del proyecto".

De este modo, han explicado que, según la hoja de ruta comunicada a Atalaya se espera que, en los próximos días y una vez finalizado el trámite de audiencia legalmente previsto, la Administración emita una nueva resolución convalidando la AAU favorable anulada por el Alto Tribunal.

Así, corresponderá entonces a la Autoridad Minera convalidar la resolución de reinicio de los trabajos en la Mina de Riotinto, de 23 de enero de 2015. Este permiso de explotación fue también anulado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía en su sentencia de 24 de abril de 2019, como consecuencia de la Sentencia de 2018, al considerar que el proyecto minero carecía del previo permiso ambiental.

Han explicado que, una vez se realice esta última actuación administrativa por parte de Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, la mina de Riotinto habrá reestablecido "la validez y eficacia de todos sus permisos administrativos".

Han destacado que el dictamen ambiental recién emitido, como se esperaba, reproduce los condicionantes técnicos ambientales impuestos a la actividad ya en el año 2014 puesto que "toda la documentación presentada por Atalaya había sido objeto de un análisis exhaustivo por parte de los distintos órganos administrativos ambientales, y los resultados ya formaban parte de las prescripciones ambientales dispuestas en la Evaluación de Impacto Ambiental de la mina".

Además, han remarcado que, frente a la exigencia de cierre de la mina expresada por los colectivos ecologistas, el nuevo dictamen especifica que para que pueda ordenarse una paralización de la actividad en el complejo minero debían cumplirse determinados requisitos que "no concurrirían en el caso".

Por todo ello, Atalaya y sus accionistas se felicitan porque, una vez culminado el proceso, la compañía podrá contar ya con la seguridad jurídica administrativa necesaria para mantener la inversión en el histórico yacimiento minero de Riotinto. Ello, con objeto de profundizar en la estrategia de "crecimiento responsable emprendida con vistas a ofrecer un proyecto más robusto a largo plazo para beneficio de todos los grupos de interés; y generar mayor empleo, crecimiento económico y valor añadido para su entorno".

Para leer más