Actualizado 11/08/2015 15:06 CET

CCOO y UGT no descartan huelga de hostelería en Feria si se multa a los camareros

Antonio Herrera, CCOO; María Gámez, y María Auxiliadora Jiménez, UGT
Foto: EUROPA PRESS

El PSOE recoge la solicitud de los sindicatos de pedir un pleno extraordinario para retirar esta medida en materia de limpieza

   MÁLAGA, 11 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Los sindicatos CCOO y UGT no descartan convocar una huelga de hostelería durante un día de la Feria de Málaga si el Ayuntamiento no da marcha atrás en su iniciativa, respaldada por las asociaciones de empresarios y de comerciantes del casco antiguo, para que policías locales de paisano sancionen a los trabajadores de los establecimientos que depositen la basura fuera de los contenedores.

   Una medida que ha suscitado también las críticas de los grupos de la oposición. De hecho, los responsables provinciales de CCOO y de UGT, Antonio Herrera y Auxiliadora Jiménez, respectivamente, han comparecido este martes en rueda de prensa junto a la portavoz municipal socialista, María Gámez.

   Herrera ha señalado que si no hay una rectificación por parte del Ayuntamiento, ambos sindicatos estudiarán la realización de movilizaciones en el centro para defender "la dignidad de los trabajadores", no descartando, de hecho, la convocatoria de una huelga de hostelería en el centro durante un día de la Feria, que tendrá lugar del 15 al 22 de agosto.

   De igual modo, han solicitado a los grupos políticos municipales que pidan un pleno extraordinario para rechazar esta medida. Al respecto, la portavoz del PSOE ha asegurado que si el equipo de gobierno del PP no da marcha atrás, buscará el consenso con el resto de formaciones para plantear "medidas extraordinarias" como la convocatoria de esa sesión plenaria.

   Para el secretario general de Comisiones Obreras en Málaga, la iniciativa de multar a los camareros para evitar basuras en las calles es "una enorme agresión", al tiempo que ha denunciado que "se pretenda criminalizar a los trabajadores".

   "Es una vergüenza", ha dicho, sobre todo cuando se trata de "empleados con contratos temporales y con sueldos de entre 300 y 600 euros" y cuando "el Ayuntamiento es el responsable de la limpieza de la ciudad", tal y como ha precisado.

   En opinión de Herrera, "el alcalde, Francisco de la Torre, está haciendo dejación de funciones en materia de limpieza y cometiendo una irresponsabilidad", dejando claro que "en ningún convenio colectivo dice que los empleados tengan que recoger la basura".

   De igual modo se ha pronunciado la secretaria general de UGT de Málaga, quien ha trasladado su "más completo rechazo y repulsa" hacia la medida propuesta por el Consistorio, que ha tachado de "ocurrencia", "absurda" e "injusta".

   "La limpieza en la ciudad es desastrosa y lleva años siéndolo, por lo que es inaudito y una auténtica vergüenza que el Ayuntamiento pretenda lavarse las manos de su ineficacia cargando la culpa sobre los que menos culpa tienen, que son los trabajadores de los establecimientos de hostelería", ha indicado.

   En este punto, ha lamentado que el Ayuntamiento cuente con la complicidad de algunos empresarios, en alusión a la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), que, "en vez de preocuparse de la falta de diligencia de los trabajadores, debería asegurarse de que se cumple la legalidad y que tienen condiciones laborales y sueldos dignos".

   Para Jiménez, resulta "inaudito" que "se pretenda exonerar a los empresarios, que son los que tienen los beneficios de los negocios, cargando la culpa en el eslabón más débil, los trabajadores". Por ello, no descartan tampoco recurrir a la vía judicial.

   Además, la representante de UGT ha opinado que "la Policía Local debe tener otros cometidos más importantes que perseguir a trabajadores", instando al equipo de gobierno a "destinar el coste de esta medida a mejorar la limpieza de la ciudad".

PSOE

   La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga ha subrayado, igualmente, su rechazo "más absoluto" a la medida adoptada por el equipo de gobierno del PP de multar a los trabajadores del sector de la restauración para controlar la limpieza en el centro de la ciudad.

   "Para cubrir sus defectos de gestión de limpieza, el Ayuntamiento no puede culpar a los trabajadores de los negocios persiguiéndolos para ponerles multas", ha declarado, incidiendo en que "el Consistorio es el máximo responsable de los problemas de la limpieza en la ciudad y, por tanto, también en el centro".

   En este sentido, al igual que los sindicatos, ha exigido "la inmediata retirada de esta medida, que hace a los trabajadores culpables de los problemas de gestión de la limpieza del propio Ayuntamiento", y ha adelantado que desde el PSOE "nos vamos a oponer radicalmente utilizando todas las herramientas políticas que tenemos como grupo".

   "Nuestras ordenanzas no deben perseguir al eslabón más débil de esa cadena, que es el trabajador del negocio --ha precisado--; las normas no obligan a que se vaya contra el trabajador, igual que cuando un negocio emite música por encima de los decibelios permitidos no se culpa al trabajador o cuando hay un problema con los alimentos no se multa al empleado".

   Según ha reiterado, "hay una gestión ineficiente en la ciudad, un problema de personal, de hora, de tiempos y de frecuencia en la recogida, de número de contenedores y de su disposición que hace que la imagen que presenta la ciudad con basuras fuera de los contenedores, rebosantes y malolientes se deba principalmente, por no decir exclusivamente, a la responsabilidad municipal, que es quien tiene que incrementar los recursos y mejorar su gestión".

   Gámez ha recordado, al respecto, que el grupo socialista solicitó en el último pleno una auditoría de gestión y económica de la empresa Limasa. Una medida que se aprobó y que "este Ayuntamiento está obligado a cumplir y a hacer para determinar dónde faltan los recursos, dónde debe incrementarlos y cómo mejorar la gestión de la limpieza".

   También ha considerado que el Ayuntamiento es responsable del modelo del centro, con un aumento de las actividades de ocio y de restauración "sin límite alguno", lo que, a su juicio, "está creando un monocultivo que incrementa los problemas de convivencia y de servicios que el Consistorio tiene que prestar".

Para leer más