La gestión "desastrosa" de la sanidad pública andaluza y la política nacional centran el pleno de Diputación de Málaga

Publicado 15/01/2020 13:15:53CET
Pleno de la Diputación de Málaga de enero de 2020
Pleno de la Diputación de Málaga de enero de 2020 - DIPUTACIÓN DE MÁLAGA

MÁLAGA, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El primer pleno de la Diputación de Málaga de 2020 ha tenido en el centro del debate a la sanidad pública, con críticas de la oposición de PSOE y Adelante a la "gestión desastrosa" de PP y Ciudadanos en el Gobierno de Andalucía. También se ha colado en esta sesión ordinaria de enero la política española con la reciente investidura de Pedro Sánchez como presidente del Ejecutivo central y la propuesta para nombrar a la exministra de Justicia Dolores Delgado al frente de la Fiscalía General del Estado.

Los portavoces de PSOE y Adelante en la institución provincial, José Bernal y Teresa Sánchez, respectivamente, han calificado de "caótica" la situación de la sanidad pública y que con ello se quiere "favorecer la privatización". No ha salido adelante la petición de los socialistas de reclamar a la Junta el cese inmediato del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, con los votos en contra de PP y Ciudadanos.

"Difícilmente ha habido una persona en 40 años de democracia que haya hecho tanto daño a la salud pública y universal. Las políticas de este consejero son las de la derecha más recalcitrante, que busca la privatización frente a la universalidad de la sanidad", ha manifestado Bernal, quien ha tachado de "dramática" la situación sanitaria, "algo en lo que coinciden los trabajadores y los usuarios".

Ha lamentado que no se renueven contratos a los profesionales, que no haya partidas para el tercer hospital, algo que ha rechazado el PP, cuyo diputado provincial Manuel Marmolejo ha puntualizado que hay 2,6 millones de euros en el presupuesto de 2020 de la Junta; que no haya dotación para el hospital "fantasma" de Estepona o la cantidad de centros de salud pendientes de mejoras o construcción: "La indignación es palpable", ha resumido el socialista.

"La solución de la sanidad está en que se vaya un solo médico, el que está al frente de la Consejería", ha sostenido Bernal, que ha calificado de "pirómano" a Aguirre, "que tiene un concepto de medicina familiar que va más en colocar al sobrino en lugar de atender a los ciudadanos".

En los mismos términos se ha pronunciado Teresa Sánchez, quien se ha sumado a la petición de cese de Aguirre "no sólo por la gestión de la crisis de la listeria sino por su desastrosa gestión sanitaria".

Su grupo ha reclamado en una moción urgente "lo mismo que el PP lleva años pidiendo cuando estaba en la oposición en la Junta de Andalucía". "Ha pasado un año desde que PP y Cs con apoyo de la extrema derecha gobiernan --en la región-- y lejos de mejorar la situación ha empeorado y el panorama es desolador", ha apostillado.

"El PP ha incumplido sistemáticamente todas las promesas de la campaña electoral; en infraestructuras, personal, camas públicas; la privatización es su objetivo", ha sostenido Sánchez, quien ha pedido que se pongan al cien por cien todas las camas de plantas cerradas, infraestructuras pendientes, etcétera. También ha considerado que el PSOE "no debería sacar mucho pecho" de su gestión en la materia.

En respuesta a estas críticas, el diputado 'popular' Manuel Marmolejo, ha admitido que "nadie duda" de que la sanidad andaluza "tiene problemas", añadiendo que "es de nota que quien ha llevado a la quiebra al sistema sanitario público andaluz traiga esta moción; a mí se me caería la cara de vergüenza". "De sanidad, educación, empleo y formación mejor que se escondan y ni hablen", ha expuesto, lamentando que PSOE y Adelante "falseen datos para desestabilizar al Gobierno del cambio".

Así, ha recordado que Andalucía es la última en inversión sanitaria de España, la comunidad autónoma donde los profesionales sanitarios cobran menos, la que menos recursos sanitarios tiene y menor ratio de camas: "Cuando pide la dimisión del consejero debería pedir la de la exconsejera de Salud, médico, María Jesús Montero, que dejó el SAS como un erial y si así mejorará las cuentas del Estado, vámonos", ha dicho Marmolejo, quien le ha pedido que devuelva a Andalucía los 1.350 millones por el anticipo del IVA.

El 'popular', que ha criticado la gestión del PSOE de la sanidad andaluza en más de tres décadas, ha desgranado números de contrataciones efectuadas en el último año, ha defendido que se trabaja para que los contratos sean de un año mínimo y en nuevas y mejoras de infraestructuras, recordando que hay centros de salud "donde no ha pasado la Transición y no han cambiado ni los picaportes".

Por su parte, el portavoz de Cs, Juan Cassá, se ha mostrado "sorprendido" por la "desfachatez" del PSOE a la hora de criticar la sanidad y la educación en Andalucía, "temas que estuvieron gestionando 36 años con la colaboración de IU". "Me dejan perplejo y me parece difícil de digerir", ha sostenido y ha lamentado que PSOE y Adelante no tengan "una posición constructiva".

"Por primera vez en muchos años se ha contratado más pesonal, hay más presupuesto en sanidad", ha indicado, y ha reclamado a la oposición que "ayude". "¿Acaso creen que después de 36 años, en nueve meses se va a dar un vuelco total a la sanidad en Andalucía? ¿De verdad?", se ha preguntado Cassá, que ha insistido en que PSOE y Adelante "tengan altura de miras y arrimen más el hombro para ayudar al legítimo Gobierno actual a que mejore y cambia la sanidad del pasado".

POLÍTICA NACIONAL

El PP y Cs han presentado al pleno de este mes tres mociones sobre la pasada sesión de investidura de Pedro Sánchez, al que han criticado duramente por su acuerdo con "independentistas y bilduetarras", ha señalado el portavoz 'popular' Francisco Oblaré, quien ha incidido en que las mociones de su grupo son "de interés nacional, andaluz y sobre todo de Málaga por el esperpento que vivimos los españoles" el pasado 5 de enero.

Así, ante el rechazo de PSOE y Adelante por estas mociones que no tienen que ver con la política provincial, han debatido sobre la situación política y por la propuesta de Pedro Sánchez de que la exministra Dolores Delgado sea fiscal general del Estado: "Quieren desmontar la justicia, ya saben, como dijo Sánchez, de quién depende la Fiscalía".

"El presidente del Gobierno para desjudicializar la política está politizando la justicia, nombrado a una exministra socialista al frente de la Fiscalía General", ha lamentado Oblaré, al tiempo que ha advertido de que el PP "va a estar frontalmente en contra de este gobierno socialcomunista, de estos acuerdos por debajo de la mesa con los independentistas y bilduetarras". También ha dicho que Sánchez "engañará a sus socios igual que hizo con los ciudadanos en campaña".

El portavoz de Cs ha vuelto a tachar de "intolerable" que en la citada sesión se llamara "autoritario" al jefe del Estado o que se dijera "que les importaba un comino la gobernabilidad de España". Tampoco se ha mostrado de acuerdo con la mesa bilateral entre España y Cataluña, "como si fueran estados independientes".

La diputada socialista Patricia Alba ha defendido la "abstención técnica" de su grupo en las tres mociones: "No vamos a debatir de asuntos que no sean de la provincia". Pese a ello, previamente, ha sostenido que dichas iniciativas son fruto "de la no aceptación de los resultados electorales": "El PP cuando pierde no cree en la democracia", ha apostillado.

Así, ha pedido altura de miras y ha dicho al equipo de gobierno que en vez de escandalizarse por la propuesta de Delgado "paguen el PFEA de 2018 a los municipios, o la subvención para los caminos rurales de la provincia", criticando que PP y Cs no hayan presentado "ni una moción sobre Málaga".

En los mismos términos, la portavoz de Adelante ha sostenido que la moción sobre política nacional "es vital para la provincia porque aborda cuestiones sobre sanidad pública, infraestructuras, educación". Lo único positivo, ha ironizado, es que con esta moción parece que el PP "se está aprendiendo la Constitución porque sólo sabían el 155 y este año van por el 124; a ver si aprenden el 47, el 32 o el 45".

Contador