Arellano ve en PP-A y Cs un "lenguaje ofensivo" hacia funcionarios e "insostenible" el bloque económico de su acuerdo

El consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano.
Europa Press - Archivo
Actualizado 30/12/2018 12:46:28 CET

SEVILLA, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero andaluz de Economía, Hacienda y Administración Pública en funciones y diputado del PSOE-A por Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano, ha acusado este domingo a PP-A y Ciudadanos (Cs) de estar empleando un "lenguaje ofensivo" hacia los empleados públicos de la comunidad autónoma, así como ha tachado de "insostenible" el bloque de medidas económicas del acuerdo programático alcanzado entre los dos citados partidos de cara a la conformación del próximo Gobierno de la Junta.

Así lo ha indicado este domingo en unas declaraciones a Canal Sur TV recogidas por Europa Press en las que Arellano ha criticado cuestiones del citado pacto entre PP-A y Cs del que "en los últimos días" se están conociendo "los detalles" y que, según ha insistido en remarcar, necesita "el apoyo imprescindible de Vox".

Al respecto, el consejero de Economía en funciones ha apuntado que "la participación imprescindible de un partido de ultraderecha y populista en una región tan estratégica para Europa" como Andalucía "está generando preocupación" en el Viejo Continente, y "es entendible que el presidente de Cs", Albert Rivera, "esté empezando a pensar en esta cuestión, dado el impacto que tendría este acuerdo en el ámbito europeo".

De hecho, según ha comentado, "hay voces más moderadas dentro de Ciudadanos que están empezando a llamar la atención sobre lo que esto supone para un proyecto que se entendía que era de mayorías" como el partido 'naranja'.

Sobre las medidas económicas incluidas en el acuerdo, Ramírez de Arellano ha comentado que plantea una bajada general de impuestos que, "tal como está redactada, supone una bajada de ingresos de más de 1.000 millones de euros anuales", lo que debería llevar a explicar "inmediatamente en qué recursos públicos se va a recortar para poder equilibrar" ese descenso, según ha añadido, porque "no se puede hacer una bajada general de ingresos públicos sin acompañarlo en los gastos".

Según ha añadido Arellano, "muchas de las medidas del acuerdo" suponen "un notable incremento de los gastos", y, en alusión al impuesto de Sucesiones y Donaciones, ha agregado que cuestiones como "los impuestos de las herencias deberían responder a una regulación estatal, homogénea para todas las regiones".

En esa línea, ha opinado que "hacer bajadas de impuestos competitivas desde Andalucía en la situación en la que nos encontramos no parece la senda más razonable, porque entonces serían todos los andaluces los que pagarían esa cuenta", y también ha advertido de que la bajada del tramo autonómico del IRPF que contempla el acuerdo es "imposible" de hacer "sin conocer el futuro de la financiación autonómica".

CUESTIONAR LA FISCALIZACIÓN DE LA JUNTA

Por otro lado, ha manifestado que "plantear que hace falta una auditoría general de la Junta al entrar en el Gobierno es acusar a los órganos que "tienen el encargo de hacer eso", como son el Tribunal y la Cámara de Cuentas, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) o los interventores de la Junta, de "no haber hecho su función", cuando "toda la labor de la Junta está fiscalizada por estas entidades", según ha subrayado.

También ha apuntado que PP y Cs "están utilizando un lenguaje ofensivo con los empleados públicos cuando se habla de abrir cajones y armarios" o de "chiringuitos", porque "los únicos papeles" que él conoce que hay en la administración "son los que tramitan los funcionarios, más de 270.000 empleados públicos en Andalucía que realizan su función en su mejor conocimiento".

Además, ha remarcado que, "al día siguiente de sentarse en un puesto de responsabilidad, el único gobierno posible es con los empleados públicos, personas profesionales que ejercen su función con normalidad", por lo que ha pedido que "cese" la "línea de discurso tan ofensiva" para con dicho colectivo que a su juicio mantienen PP y Cs, y ha advertido de que "dar esta imagen de Andalucía por cuestión de oportunismo político termina perjudicando" a toda la región y a sus empresas.

INTERCAMBIO DE VOTOS CON VOX

Tras concluir por tanto que el acuerdo entre PP-A y Cs está "falto de rigor en materia económica", Arellano también ha llamado la atención acerca de que esta semana se ha visto, en la conformación de la Mesa del Parlamento, que Cs "no tenía ningún problema para intercambiar votos con Vox".

Al hilo, ha querido dejar claro que ese intercambio de votos no acabaría en la investidura del candidato que pactaran PP y Cs, sino que "de inmediato" se necesitarían los votos de Vox "para cualquier cuestión a aprobar en el Parlamento", entre otras y de manera particular, los Presupuestos de la comunidad.

Al respecto, ha subrayado que Andalucía necesita Presupuestos para 2019 --los de 2018 han sido prorrogados provisionalmente-- y "el Gobierno que sea" tendrá que "aprobarlos de manera inmediata", y en ello "se entra en el detalle minucioso de lo que se quita y se pone".

Arellano ha indicado además que entre las medidas acordadas por PP-A y Cs hay "numerosas" que están "extraídas del programa de Vox" y "sorprende que Ciudadanos las haya admitido como si fueran normales", ha abundado el consejero, que ha citado al respecto como ejemplo la propuesta de eliminación del Consejo Consultivo de Andalucía, que a su entender supone "un menoscabo de nuestra autonomía de funcionamiento".

Ha incidido en reclamar "transparencia" para conocer "en detalle" lo que se está "pactando a tres bandas", y ha recordado que dentro de seis meses hay elecciones municipales y europeas "en las que estos tres partidos --PP, Cs y Vox-- van a ser rivales de manera muy intensa", y "nos tendrían que contar si ya tienen un pacto de carácter general para todo el país", según ha agregado.

El consejero en funciones ha tildado también de "doloroso" leer en medios de comunicación que "el Gobierno de la Junta se está pactando en Madrid entre las direcciones nacionales de PP y Vox", algo que considera que "no es admisible", porque "ha costado mucho construir un gobierno autónomo en Andalucía", que es "un pilar de la estabilidad para España", y "no debemos convertirnos", como a su juicio ha empezado a hacer ya el secretario general del PP, Teodoro García Egea, al hablar del artículo 155 de la Constitución, en "piedra arrojadiza para el conflicto catalán".

Finalmente, ha criticado también que "se habla de que no se puede crear un cordón sanitario alrededor de 400.000 votantes", que son los recibidos por Vox en las elecciones del 2 de diciembre, "pero en cambio no se tiene empacho en utilizar de manera permanente expresiones muy ofensivas contra el PSOE" y la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, "menospreciando al millón de votantes" socialistas, según ha lamentado.

Contador