El acusado de asesinar a una norteamericana se somete este miércoles a una prueba psiquiátrica

Actualizado 09/10/2010 13:22:07 CET

SEVILLA, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

Antonio Gordillo Sala, el individuo de 30 años de edad que supuestamente asesinó en la barriada sevillana del Tiro de Línea a una mujer norteamericana de 49 años, identificada como Laura Cerna Baird, cuyo cadáver fue descuartizado antes de ser arrojado al río Guadalquivir, a la altura del puente de las Delicias de la capital hispalense, será sometido este próximo miércoles a una prueba pericial psiquiátrica, han informado a Europa Press fuentes del caso.

Esta prueba pericial, que ha sido solicitada por su abogado defensor, se llevará a cabo después de que el pasado miércoles tanto el marido como el hijo de la víctima aseguraran en su declaración como testigos ante el Juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla que la fallecida "no tenía ningún tipo de relación" con el presunto agresor, actualmente en prisión imputado por un delito de homicidio.

Tanto el marido como el hijo aseguraron que la fallecida era una persona "normal y trabajadora", y que "no les consta que conociera" al presunto asesino, ya que "nunca había hablado de él", aunque no descartaron que pudiera conocerlo de vista, pues ambos tienen sus domicilios en la barriada del Tiro de Línea, donde tuvieron lugar los luctuosos hechos.

El marido de la víctima ratificó que fue él quien interpuso el día 4 de septiembre la denuncia por la desaparición, mientras que el hijo relató que él y su novia fueron los últimos en verla con vida, pues la noche del 29 de agosto cenaron todos juntos en un bar de Triana y, sobre las 23,00 horas, se despidieron de Laura en Plaza de Cuba, donde ésta cogió una bicicleta de 'Sevici' para dirigirse hacia su domicilio, en el que convivía con su hijo aunque no con su marido, que vivía en otra vivienda del portal contiguo.

PIDIÓ EL COCHE PARA TRASLADAR LA MALETA DE UN FAMILIAR

Estos dos testigos señalaron al juez Óscar Sáinz que la víctima "nunca había faltado de casa sin avisar" con anterioridad, por lo que ello llevó a interponer la denuncia por la desaparición. Por su parte, y según las fuentes consultadas por Europa Press, la mujer que dejó al imputado las llaves del vehículo con el que se deshizo del cuerpo decapitado apuntó al juez que fue el día 30 de agosto cuando Antonio Gordillo solicitó el vehículo --un Dacia Logan-- a la dueña del coche, todo ello bajo el pretexto de que tenía que trasladar la maleta de un familiar.

Tras ello, y debido a que la propietaria del vehículo estaba ingresada en un centro hospitalario, fue la testigo la que le dejó las llaves al mediodía del día 30 en la Avenida del Greco, siendo a las 22,30 horas de ese mismo día cuando Antonio Gordillo le devolvió el vehículo. En su declaración, el imputado dijo que empleó el vehículo para deshacerse de la maleta con el cuerpo decapitado, mientras que ya por la noche fue andando al río Guadalquivir y depositó allí la bolsa de deporte que contenía la cabeza y un brazo.

Las partes personadas en este procedimiento se encuentran a la espera de recibir el informe completo de la autopsia realizada en su momento a Laura Cerna, pues hasta el momento únicamente cuentan con un avance de la autopsia en el que los médicos forenses refieren que el fallecimiento se produjo por un shock hemorrágico por las lesiones causadas con un arma blanca.

No obstante, un atestado realizado por el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional en base a la información dada por los médicos forenses señala que la víctima presentaba tres puñaladas en la región anterior del tórax, una de ellas con dos trayectorias. Una de estas tres puñaladas "afectó al corazón" y fue la que, "probablemente", le provocó la muerte, todo ello según este atestado policial.

HERIDAS 'POST MORTEM'

Este último informe dice además que las heridas presentes en las partes seccionadas son 'post mortem', lo que contradice la versión ofrecida por Antonio Gordillo en su declaración judicial, cuando dijo que, tras negarse él a mantener relaciones sexuales con Laura, ésta cogió un cuchillo "y se cortó el cuello". Además, este atestado apunta la existencia de heridas de defensa en el antebrazo izquierdo de la víctima.