Actualizado 20/06/2010 15:32 CET

Ampliada la denuncia elevada a Fiscalía por los ruidos del metro en la vaguada de San Juan

La Junta recuerda que desechó la estructura de cubrición de este tramo precisamente a instancia de un colectivo de residentes

SEVILLA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de vecinos de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) que elevó a la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico las molestias ocasionadas por el tramo del metro que atraviesa la vaguada que, a su vez, separa la barriada de Virgen del Rocío y la urbanización Cornisa Azul, en los accesos y salidas de la estación Barrio Alto del metropolitano, ha aportado nueva documentación a las diligencias incoadas en torno al caso.

Después de que, en base a la documentación depositada por este colectivo, la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico incoase unas diligencias informativas, los afectados han entregado hora al Ministerio Público un reciente mapa de ruidos que probaría que los niveles de decibelios que padece la zona "sobrepasan los establecidos como límite" por la Ley estatal del Ruido promulgada en 2003 o la Ley 7/2007 de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, así como el Reglamento de Protección Acústica de Andalucía.

En concreto, este mapa de ruidos atribuiría, según la documentación recogida por Europa Press, la generación de "picos" de hasta 97 decibelios 'A' al tránsito de trenes en esta vaguada que separa el Barrio Alto de la urbanización Cornisa Azul y que también alberga la autovía A-8057. Así, este estudio reduce a 67 decibelios 'A' el nivel de contaminación acústica del entorno sin el funcionamiento del metro, cuya acción eleva hasta a 97 decibelios 'A' este indicativo.

"Los valores límites de inmisión para la infraestructura ferroviaria son rebasados por el metro fundamentalmente por la noche y también se sobrepasa el valor máximo admisible de inmisión", figura en el mapa de ruidos elevado a la Fiscalía.

Igualmente, este colectivo ha elevado al Ministerio Público documentos del anteproyecto de la Línea 1 del Metro, que se remonta a 2002, y del proyecto básico y de ejecución, fechado en noviembre de 2004, porque en tales documentos, para el tramo de infraestructura que desciende desde la estación de San Juan Alto hasta el túnel del cerro del Monumento a los Sagrados Corazones se recoge una "estructura" de cubrición y "protección acústica e ignífuga".

En concreto, en el proyecto básico y de ejecución de la Línea 1 del metro figuraba la cobertura del haz ferroviario desde el punto kilométrico 2.486 hasta el 2.880, siempre según la documentación entregada en la Fiscalía, que ya había iniciado sus diligencias informativas solicitando detalles al Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache, gobernado por Fernando Zamora (PSOE).

Sin embargo, fuentes de Ferrocarriles de la Junta de Andalucía señalaron a Europa Press que, sí bien los proyectos básicos y de ejecución contemplaban la cobertura parcial de este tramo mediante esta "estructura", un "modificado" de los documentos la suprimió a cuenta, precisamente, de una petición formulada por el Ayuntamiento de San Juan de Aznalfarache a instancias de los vecinos de a barriada Virgen de Rocío.

El colectivo de vecinos de Virgen del Rocío, según tales fuentes, prefirió los apantallamientos finalmente instalados en la ladera correspondiente a la trama urbana del Barrio Alto, por lo que, tras ser descartados los posibles riesgos derivados de la estación de servicio enclavada bajo la estación de San Juan Alto, fue desechada la opción de la cubrición, siempre "a instancias" de los propios vecinos del entorno.

TAMBIÉN ELEVADO A CHAMIZO

El caso, además, ha sido elevado al Defensor del Pueblo Andaluz, José Chamizo, toda vez que las negociaciones se han materializado ya en la instalación de pantallas "fonoabsorbentes" para proteger al barrio de Virgen del Rocío de los ruidos procedentes del trazado ferroviario. El pasado 7 de enero, de hecho, el representante de la Junta de Andalucía en la sociedad Metro de Sevilla, Rafael Candau, apostó ante el colectivo de afectados por instalar nuevas pantallas en Cornisa Azul, el instituto de enseñanza secundaria (IES) Severo Ochoa e incluso los bloques de viviendas de Montelar.

En cuanto a la curva que describe la infraestructura ferroviaria junto al barrio de Montelar, uno de los principales focos de molestias, Candau anunciaba la reducción de la velocidad de los convoyes en este tramo y tratamientos de "agua pulverizada" en la infraestructura para reducir el impacto sonoro.