Publicado 28/04/2016 17:57CET

Asociaciones de jueces andaluzas ven "inhabilitado" a De Llera como consejero de Justicia

SEVILLA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las secciones andaluzas de la Asociación Pofesional de la Magistratura, la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria, Jueces para la Democracia y Foro Judicial Independiente han difundido este jueves un comunicado conjunto en que sostienen que el consejero de Justicia e Interior de la Junta de Andalucía, Emilio de Llera, "queda inhabilitado para ejercer cualquier responsabilidad" en este departamento y solicitan su cese a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, si no abandona el cargo.

Este pronunciamiento se produce después de que De Llera manifestase en una entrevista en Ondaluz TV, entre otras cuestiones, que los jueces de instrucción "actúan con si fueran reyes de taifa" y que los fiscales "no son independientes" porque pueden "recibir instrucciones de superiores jerárquicos según el color político", declaraciones por las que posteriormente pidió sus "más sinceras disculpas" a quienes hayan interpretado como "ofensivas" sus "valoraciones críticas" sobre el funcionamiento del sistema judicial.

Las asociaciones judiciales andaluzas expresan su "frontal rechazo" a estas manifestaciones "cualquiera que sea su ámbito, propósito o contexto" y sostienen que con ellas De Llera "queda inhabilitado para ejercer cualquier responsabilidad en el ámbito de su Consejería, por lo que pedimos que abandone el cargo, y en caso negativo, que sea cesado por la presidenta de la Junta".

En su opinión, "si las cosas se miran fríamente y sin prejuicios, no es razonable que la autoridad a la que se encomienda dotar de medios materiales y humanos a los tribunales, asegure que los integrantes del poder judicial son sujetos irresponsables, arbitrarios y comparables con dictadores sanguinarios".

En este sentido, las asociaciones judiciales defienden que "este pensamiento primario y poco elaborado es incompatible con los principios y reglas que regulan las relaciones entre los poderes del Estado y refleja no solo desconocimiento de los valores constitucionales españoles, sino de los que comparten con carácter general los países civilizados en materia de justicia".

Por todo ello, concluyen reiterando su "compromiso con la independencia judicial y el servicio público de justicia y asegurando a los andaluces que sus jueces continuarán trabajando sin esperanza ni miedo".