Actualizado 14/01/2016 13:03 CET

Veinte detenidos de una banda que introducía droga en helicóptero desde Marruecos

296302.1.1280.731.20160114110134
Vídeo de la noticia

La Guardia Civil interviene en esta operación 615 kilogramos de hachís y dos helicópteros

   SEVILLA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha desmantelado una supuesta organización criminal dedicada a introducir hachís en España desde Marruecos por vía aérea en una operación en la que han sido detenidas 20 personas y en la que, entre otros efectos, los agentes se han incautado de 615 kilogramos de hachís y dos helicópteros, en uno de los cuales viajaba la referida droga intervenida.

   Así lo ha dado a conocer este jueves en una rueda de prensa ofrecida en el Instituto Tecnológico Superior ADA ITS, en Sevilla, el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, que ha estado acompañado por el General de División Jefe de la IV Zona de la Guardia Civil en Andalucía, Laurentino Ceña, y la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero, así como por el jefe de la Comandancia de Sevilla, Fernando Mora.

   Sanz ha explicado que la operación, denominada 'Dobladilla', se inició en una primera fase el pasado día 18 de diciembre de 2015 y ha incluido registros en las provincias de Málaga, Sevilla y Cádiz, mientras que los 20 detenidos ya fueron puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 del municipio sevillano de Dos Hermanas, donde se ha decretado el ingreso en prisión de doce de los arrestados.

   El delegado del Gobierno ha resaltado que la organización desmantelada estaba "perfectamente estructurada y jerarquizada", y se dedicaba a "introducir hachís a España desde Marruecos por vía aérea", al tiempo que ha detallado que en el marco de la operación 'Dobladilla' se han llevado a cabo siete registros en domicilios y fincas de las provincias de Sevilla, Málaga y Cádiz, y se han intervenido dos helicópteros, 615 kilos de hachís, seis turismos, un vehículo todoterreno sustraído, dos trailers y una pistola "municionada y lista para poder usada".

   La organización, además, se valía de dos pilotos --uno ucraniano y otro alemán-- "expertos en volar a baja altura". De ellos, el primero fue una de las tres personas detenidas en la fase inicial de esta operación, desarrollada el 18 de diciembre de madrugada, después de que la Guardia Civil detectara a un helicóptero volando "a muy baja altura y sin ningún tipo de luces", rumbo a la Península Ibérica, aeronave que finalmente fue interceptada "cuando estaba a punto de descargar la droga en una finca ubicada en el Parque Natural de los Alcornocales, en la provincia de Cádiz", gracias a un dispositivo en el que se activaron, entre otros, a la Unidad de Helicópteros de la Guardia Civil y al Grupo de Reserva y Seguridad.

   Tras el desarrollo de esa primera fase --en la que, además del piloto ucraniano, que trabajaba en su país como piloto de helicópteros de extinción de incendios y contaba con una amplia experiencia en vuelos nocturnos, fueron detenidos el copiloto y una tercera persona encargada de la custodia del hachís, y se intervinieron los referidos 615 kilos de hachís--, se llevó a cabo la segunda fase de la operación, que ha conllevado la desarticulación de la banda, según ha abundado Sanz, que ha explicado también que la 'Dobladilla' se ha llevado a cabo junto a la Fiscalía Antidroga de Sevilla y el citado juzgado de Dos Hermanas.

   Por su parte, el General de División Jefe de la IV Zona de la Guardia Civil en Andalucía, Laurentino Ceña, ha destacado que las "vías tradicionales" que ha empleado el narcotráfico para introducir la droga se han visto "incrementadas con un nuevo 'modus operandi'", el de la vía aérea.

   También ha apuntado que la localización de España, y especialmente de Andalucía, convierte a la región en "puerta de entrada de hachís que procedente del norte de África se distribuye no sólo en España, sino en zonas de Sudamérica", lo que obliga a mantener una "cooperación internacional" para trabajar contra el narcotráfico.

   Ceña ha destacado igualmente la "complejidad" de la red desarticulada, que "usaba múltiples medios para la ocultación de las aeronaves". Así, ha explicado que la organización "utilizaba varias fincas y movía los helicópteros de unas a otras empleando los trailers".

   De esta manera, la organización contaba con una empresa de transportes en la provincia de Cádiz que se encargaba de realizar los continuos traslados de las aeronaves a las distintas fincas y naves donde ocultaban los helicópteros antes y después de las descargas de droga.

   En la rueda de prensa también se ha detallado que el segundo helicóptero intervenido apareció "enterrado" en una finca del entorno de Alcalá de los Gazules (Cádiz) e incluso "hubo que sacarlo con una retroexcavadora".

   Así, el helicóptero había sido sepultado por los delincuentes tras haber sufrido un accidente en el que quedó inservible cuando se disponían a despegar rumbo a Marruecos para transportar una importante cantidad de droga hacía la península y así evitar que fuera localizado.

CARACTERÍSTICAS DE LOS HELICÓPTEROS

   Según ha detallado la Guardia Civil, los dos helicópteros intervenidos son tipo 'Alouette II'. Se trata, pues, de helicópteros ligeros monomotor fabricados en Francia, adquiridos por la organización criminal en el extranjero.

   Este tipo de helicóptero tiene capacidad para cuatro pasajeros, si bien los narcotraficantes suelen quitar los asientos traseros para transportar mayor cantidad de droga, cargando aproximadamente entre 300 y 400 kilos de hachís en el habitáculo de los pasajeros.

   En este caso, la organización había realizado unas modificaciones estructurales en el helicóptero para aumentar el volumen de carga de droga transportado en cada uno de los viajes realizados, incorporando unas cestas metálicas a cada uno de los lados de la aeronave permitiendo de esa manera aumentar en 200 kilos la capacidad total de carga.

PLAN TELOS

   Antonio Sanz ha explicado que esta operación se enmarca en el llamado Plan Telos, puesto en marcha después de que a finales de 2012 se apreciase "un aumento del tráfico de drogas que llega a la Península procedente de Marruecos usando las vías marítimas, terrestres y aéreas", y con el que la Guardia Civil integra sus capacidades para el control de las zonas costeras, mediante el uso de sus medios marítimos, terrestres y aéreos, como forma de luchar adecuadamente contra el tráfico de drogas.

   Desde la activación del plan en el año 2013 y como resultado de sus diferentes fases de ejecución en Andalucía, se han interceptado 12 aeronaves, aprehendidas casi cuatro toneladas y media de hachís, y se ha detenido a 30 personas.

   El delegado del Gobierno ha concluido su intervención felicitando a la Guardia Civil por el desarrollo de esta operación "en un tiempo récord", y ha expresado el "orgullo" del Ejecutivo nacional por el trabajo que desarrolla la Benemérita "con lealtad, entrega y generosidad".

Para leer más