25 de febrero de 2020
 
Publicado 23/01/2015 17:53:54CET

Científicos de la UPO generan un modelo animal para estudiar la enfermedad de galactosemia tipo III

SEVILLA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigación de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla liderado por Manuel Muñoz ha desarrollado un modelo de la enfermedad galactosemia tipo III en un pequeño gusano llamado 'caenorhabditis elegans', al objeto de estudiar esta patología genética relacionada con el metabolismo de azúcares que actualmente no tiene cura.

Las personas afectadas por esta enfermedad, según expone la UPO en una nota, tienen 'estropeado' un gen esencial en el metabolismo de la galactosa y, por lo tanto, no pueden degradar dicho azúcar, que está presente en numerosos alimentos, generándose un derivado tóxico que provoca daños que se acumulan con el tiempo.

Si este fuese el único problema, los síntomas se podrían reducir con una dieta sin galactosa, pero desgraciadamente, además, estas personas tienen una capacidad reducida para fabricar otros azúcares relacionados con la galactosa que son esenciales para el desarrollo y el buen funcionamiento de numerosos órganos y tejidos, sufriendo por todo ello diversos síntomas como son problemas de visión, infertilidad, problemas graves hepáticos o retraso intelectual, llegando a reducirse su esperanza de vida.

Esta enfermedad tiene una baja frecuencia en la población, lo que hace que forme parte del grupo de enfermedades olvidadas por las grandes empresas farmacéuticas. Además, hasta ahora no existían buenos modelos animales para poder estudiarla con profundidad en el laboratorio, lo que hace en último término que prácticamente no tenga tratamiento más allá de evitar tomar alimentos ricos en galactosa.

De esta forma, el grupo de investigación ha generado una estirpe de gusano que lleva inactivado el mismo gen que está afectado en los enfermos humanos de galactosemia tipo III, el gen GALE, observando que muchos de los síntomas descritos en humanos se reproducen en este pequeño gusano de tan solo un milímetro y medio de tamaño. Sus resultados se han publicado recientemente en la revista de la sociedad genética americana, 'Genetics'.

Los autores indican que esta estirpe modelo de galactosemia tipo III no solo servirá para entender cómo se desarrollan los síntomas de la enfermedad, sino que, debido a la facilidad de manejo de este organismo, también servirá de 'sparring' para probar cientos de fármacos de una forma económica y sencilla buscando alguno que pueda mejorar los efectos que tiene la galactosemia tipo III en el gusano. Esto permitirá seleccionar fármacos candidatos para ensayarlos en humanos y ya se han puesto en ello.

Lo más leído

  1. 1

    Claudia Jiménez, la hija de Raquel Revuelta y Miguel Ángel, se despide de su padre con una emotiva carta

  2. 2

    Plácido Domingo acepta "toda la responsabilidad" de las acusaciones de acoso sexual y pide perdón por "el dolor" causado

  3. 3

    Policía Nacional custodia el hotel de Adeje (Tenerife) en el que se alojaba el infectado por coronavirus

  4. 4

    Los resultados definitivos descartan que la paciente de Arnedo ingresada tenga coronavirus

  5. 5

    Verdeliss denuncia públicamente los motivos por los que no ha entrado a su casa nueva