Condenado a 14 años de cárcel por abuso sexual de un niño en Los Palacios (Sevilla)

Actualizado 06/09/2019 13:18:50 CET
Audiencia Provincial de Sevilla
Audiencia Provincial de Sevilla - EUROPA PRESS - Archivo

La Audiencia absuelve a los padres a quienes la Fiscalía pedía 15 años por no impedir los abusos

SEVILLA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un hombre, de 64 años de edad y que responde a las iniciales J.J.B., a 14 años de prisión por abusar sexualmente entre 2013 y 2014 de un niño en Los Palacios (Sevilla) con quien convivía junto con sus padres, los cuales han sido absueltos tras acusarlos la Fiscalía de no impedir los abusos.

En la sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a Europa Press, la Sala condena al principal encausado a 14 años y tres meses de prisión por un delito continuado de agresión sexual contra un menor de 16 años y le prohíbe acercarse al menor así como a comunicarse con él por un periodo de 20 años. Asimismo, el tribunal le impone la medida de estar seis años en libertad vigilada, una vez cumpla la pena de cárcel, y le obliga a indemnizar al pequeño con la cifra de 20.000 euros.

Igualmente, la Audiencia absuelve a los progenitores, identificados como J.J.F.R. y M.C.F.R., del delito continuado de agresión sexual que por comisión por omisión del que venían acusados por el Ministerio Público que solicitaba para ellos una pena de cárcel de 15 años.

Se da la circunstancia de que J.J.B se encuentra cumpliendo pena en prisión por haber sometido a abusos sexuales a las hermanas del pequeño, también menores de edad, durante el mismo periodo de tiempo.

La Sala considera "expresa y terminante" probado que J.J.B. convivió con los menores, a los que conocía "desde su nacimiento", y sus padres en una casa de campo ubicada a las afueras de Los Palacios hasta el mes de abril de 2014 así como que luego frecuentó, hasta diciembre de 2014, la vivienda de la tía de los menores, ubicada en la localidad palaciega, donde residían entonces los pequeños en régimen de acogida tras la aplicación de una medida cautelar de alejamiento de ambos progenitores de sus hijos --que serían condenados en noviembre 2016 por un delito de malos tratos hacia los pequeños--.

El tribunal, continuando su relato de hechos probados, señala que en fechas no determinadas pero concretadas entre los años 2013 y 2014, "en numerosas ocasiones", J.J.B., aprovechando la circunstancia de quedarse a solas con los menores, por estar los padres trabajando, o salir la madre o el padre hacer las compras, "obligaba" al menor, que contaba entre seis y siete años de edad en esa época, a desnudarse y a realizar tocamientos a sus hermanas bajo la amenaza de que, en caso contrario, le pegaría "con una vara".

Asimismo, el encausado le realizaba diversos abusos de distinta índole y le obligaba a contemplar los actos sexuales que practicaba con sus hermanas, añade la Sala al tiempo que apunta que a fin de conseguir que el menor efectuara todos esos actos le insultaba y le amenazaba y que si se lo decía a sus progenitores "se iba a enterar".

De otra parte, la Audiencia indica que "no consta" como acreditado que el menor, ni alguna de sus hermanas le comunicaran a sus padres el comportamiento que tenía el acusado con ellos.

La Sala indica que se dieron en el plenario pruebas "más que suficientes, válidas, y eficaces" para estimar enervada la presunción de inocencia de J.J.B. quien negó todos los hechos que se le atribuían. De esta manera el tribunal resalta que tanto el pequeño como sus hermanas describen una serie de acciones y posiciones de tipo sexual "impropias y fuera del registro de cualquier menor de esa edad".

En esa línea, la Audiencia señala que el acusado, amigo de los padres de unos niños a los que ha visto crecer, "no alcanza" a dar convicción sobre el motivo por el que los tres menores habrían "de inventarse" todos esas "cosas inapropiadas" y "guarrerías", que en fechas anteriores no habían presenciado, y que, "después de casi dos años, de continuos actos de sometimiento sexual inapropiados para el desarrollo del área de la sexualidad", afloran en unos menores "sin que por su edad puedan tener una memoria de otras experiencias sexuales".

Con respecto a la libre absolución de los progenitores en este procedimiento, la Sala apunta que en el plenario, dos de los menores
niegan haber informado a sus padres sobre los abusos y la menor restante "no asegura con rotundidad" que le hubiera contado a sus padres todo lo sucedido.

Con todo, la Audiencia apunta que "no constando" ningún otro medio probatorio que confirme la pretensión acusatoria y, frente a "la rotunda negación" de los padres sobre el conocimiento de los hechos, se debe imponer la aplicación del principio 'in dubio pro reo' --en caso de duda, cabe favorecer al acusado-- y el dictado de una sentencia absolutoria.

Contador

Para leer más