Susana Díaz: Pediré el escaño a Griñán o Chaves si el TS les imputa delito

Actualizado 09/04/2015 10:21:01 CET
Susana Díaz
EUROPA PRESS/ARCHIVO

SEVILLA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, ha manifestado este jueves que si al final el Tribunal Supremo (TS) imputa algún delito a sus antecesores en el cargo Manuel Chaves y José Antonio Griñán, "saben perfectamente" que les pedirá sus escaños en el Congreso y en el Senado, respectivamente.

"Si al final el Supremo imputa un delito a alguien o algunos de los que hoy están prestando declaración saben perfectamente que les pediré el escaño y eso no tiene más discusión", ha recalcado Susana Díaz en una entrevista en 'El programa de Ana Rosa', en Telecinco, recogida por Europa Press.

Para Susana Díaz, la justicia, cuanto más rápida, es más justa y los ciudadanos merecen que cuanto antes se aclare "qué pasó y los responsables asuman esa responsabilidad".

Ha manifestado que ella fue a las elecciones andaluzas diciendo que no iba a tener ni un solo imputado con delito en ninguna cámara, por lo que incluso le cayeron críticas en su propio partido. "Lo dije entonces y lo digo ahora y no voy a cambiar de posición. Cuando hable el Tribunal Supremo, voy a hablar yo", ha sentenciado Díaz, quien ha indicado que en su día comunicó su posición tanto a Chaves como a Griñan.

Ha manifestado que ellos sabían cómo iba a actuar ella en cada momento siendo presidenta de la Junta porque solo tiene una "vara de medir".

Preguntada sobre si cree que Griñán asumió responsabilidad política por el caso de los ERE cuando dejó la Presidencia de la Junta, ha señalado que por eso ella es presidenta. "Hoy no sería presidenta si no se hubiera asumido esa responsabilidad", ha apuntado Díaz, quien ha señalado que confía en la "inocencia" de José Antonio Griñán.

Respecto al hecho de que Podemos y Ciudadanos planteen entre sus condiciones de cara a la investidura que Chaves y Griñán dejen sus escaños, Susana Díaz ha manifestado que lo que no es posible es que las "líneas rojas" de los partidos sean solo eso, porque entonces, según ha preguntado, "quién defiende las líneas rojas de la gente".