Publicado 05/02/2020 12:00

Dos de los conjuntos estructurales prehistóricos hallados en Valencina (Sevilla) serán integrados para su visión directa

Conjunto estructural calcolítico descubierto en Valencina
Conjunto estructural calcolítico descubierto en Valencina - MEMORIA PRELIMINAR

VALENCINA DE LA CONCEPCIÓN (SEVILLA), 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

La "adecuación" del proyecto de construcción de la nueva biblioteca de Valencina de la Concepción (Sevilla) en el recinto del antiguo instituto Las Encinas, a cuenta del descubrimiento de vestigios arquitectónicos de una "gran obra civil" asociada al asentamiento humano que poblaba esta zona del Aljarafe durante la Prehistoria, recoge la "integración" de dos "conjuntos estructurales" para su "recuperación y contemplación directa en el uso convencional del edificio", según la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico.

Así queda de relieve en una respuesta de la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, a una pregunta de la diputada autonómica de Adelante Ana María Naranjo respecto a las "estructuras" arqueológicas descubiertas durante las excavaciones de carácter preventivo acometidas en el antiguo instituto Las Encinas, enclavado entre las calles Trabajadores y Alegría, con motivo del proyecto promovido por el Ayuntamiento de Valencina para ampliar el recinto educativo e instalar en el mismo la nueva biblioteca municipal.

En el marco de tales excavaciones arqueológicas de carácter preventivo, pues 779 hectáreas de Valencina y Castilleja de Guzmán están declaradas como zona arqueológica, al albergar múltiples vestigios del gran asentamiento humano que, durante la Edad del Cobre, habría poblado con mayor o menor frecuencia este entorno de la cornisa aljarafeña, el arqueólogo municipal de Valencina, Juan Manuel Vargas, informaba a Europa Press del hallazgo de un gran foso de unos cinco metros de profundidad y "sección en uve", flanqueado en su lado norte por "estructuras de piedra" interpretadas como los cimientos de un "gran muro" y en su lado sur por otra estructura pétrea "de tipo poligonal compacta", que quizá hubiese funcionado como un "bastión".

"OBRA DE GRAN CONTUNDENCIA"

Para reflejar la envergadura de esta "obra de gran contundencia", Juan Manuel Vargas precisaba que el mencionado foso tenía "más de seis metros de ancho y una profundidad superior a los cinco metros", toda vez que habrían sido localizadas "evidencias" de que debió contar con una "pasarela de madera" para cruzar de un lado a otro. En cuanto a las construcciones de piedra, detallaba que los cimientos de muro hallados inducen a pensar en una estructura de casi 7,3 metros de longitud por dos metros de ancho, mientras la estructura poligonal tendría un "contundente tamaño" de 3,63 por 2,34 metros.

Se trata, en cualquier caso, de los vestigios de "una gran obra civil" inicialmente interpretada con funciones "defensivas", de "acceso notable" a un recinto o con ambas finalidades. Además, destacaba que estas construcciones constituyen las "primeras grandes estructuras de piedra" con funciones no funerarias descubiertas en el asentamiento calcolítico de Valencina y Castilleja de Guzmán, marcado por los dólmenes de La Pastora, Matarrubilla y de Montelirio y por múltiples tumbas también de cronología calcolítica.

"ADAPTAR EL DISEÑO FINAL"

En ese sentido, en su respuesta a la parlamentaria de Adelante Ana María Naranjo, recogida por Europa Press, la consejera de Cultura detalla que la memoria preliminar de la mencionada intervención arqueológica preventiva propone la "adaptación del diseño final del edificio, de los conjuntos estructurales 72-75-82 y 90-58, para los que se establece su integración, definida como el mantenimiento y consolidación en el lugar de descubrimiento, con la adecuación del espacio de su entorno inmediato para su observación, contextualización y comprensión", mientras "respecto a las estructuras número 23-161 y 187 establece el soterramiento, debidamente protegidas en el lugar de su descubrimiento, bajo las construcciones proyectadas".

Merced a la memoria preliminar, según la consejera, el "documento de adecuación del proyecto básico a las medidas de conservación" propuestas incluye la "integración de las estructuras arqueológicas" numeradas como 72-75-82 y 90-58, "incorporándose al diseño del proyecto para permitir su recuperación y contemplación directa en el uso convencional del edificio".

Tras informar favorablemente la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico respecto a dicho documento de "adecuación", según Patricia del Pozo, corresponde al Ayuntamiento de Valencina "la presentación de una nueva propuesta arquitectónica, adaptando la presentada en su día como proyecto básico a las nuevas circunstancias arqueológicas sobrevenidas".