Publicado 27/03/2021 11:39CET

Un estudio refleja la "desconfianza" de los andaluces hacia los políticos y la demanda de un "nuevo liderazgo"

Antonio Sola
Antonio Sola - FUNDACIÓN LIDERAR CON SENTIDO COMÚN

SEVILLA, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un estudio promovido por la Fundación Liderar con Sentido Común refleja que el 75 por ciento de los andaluces encuestados en este trabajo siente "desconfianza" hacia los políticos; considerando el 64 por ciento que los dirigentes políticos carecen de "sentido común" y apostando un 24 por ciento de los sondeados por un "nuevo líder", pesando el hecho de que el 78 por ciento de los participantes en el estudio ve la honestidad como la cualidad más necesaria en un líder.

Este estudio, titulado "Observatorio social para Andalucía: Expectativas, miedos, alegrías y nuevas exigencias", gira en torno a 4.000 encuestas a andaluces mayores de 16 años de las ocho provincias de la región realizadas entre diciembre de 2020 y enero de 2021.

Según explica Antonio Sola, presidente de la Fundación Liderar con Sentido Común, los resultados de dicho sondeo reflejan que respecto a las principales cualidades que debe tener un líder para inspirar a la población, el 78 por ciento de los andaluces encuestados ha apostado por la honestidad, una cualidad seguida en el sondeo por el perfil trabajador de la persona, extremo escogido por el 12 por ciento de los encuestados.

Empero, Antonio Sola expone que "si tenemos en cuenta todas las cualidades" planteadas a los encuestados, el sondeo refleja que el 85 por ciento de los sondeados "cree que un buen líder ha de contar con cualidades vinculadas a la bondad moral como honestidad, generosidad y resiliencia, entre otras, muy por encima de las capacidades racionales". "La lectura que hacemos de este dato es también dura, porque significa que los andaluces han renunciado a exigir lo que creen que ya no van a lograr de sus líderes y se centran solo en características humanas que perciben como irrenunciables", reflexiona.

"SE BUSCA UN LÍDER CON BONDAD MORAL"

"Se busca y pondera un líder con bondad moral con anclaje en un tributo en particular: la honestidad. El mensaje es claro: no sirve alguien fuerte y trabajador si además no es honesto. Al parecer, sin verdad no hay liderazgos de verdad. Era de esperar, pero lo notable es la gran proporción con que la gente lo exige sobre las capacidades racionales", explica.

A la hora de responder quién es un líder para ellos, seis de cada diez andaluces sondeados (64%) responde apuntando a figuras de su "primer metro cuadrado" propio, es decir padres (41%), médicos (12 %) y profesores (11%). Según Sola, estos tres grupos se corresponden con liderazgos "reconocidos como próximos a ese primer metro cuadrado de las personas", concepto del consejero de la Fundación, Pablo Knopoff, que supone dar respuesta a las necesidades intocables para cada uno (comida, empleo, educación de los hijos, salud, etcétera).

En cifras menores destaca el rey (11%), la única autoridad que recibe una valoración destacable, mientras quienes no se pronuncian alcanzan el seis por ciento de los sondeados, extremo que la fundación conecta con "la desesperanza autoaprendida, que está relacionada con la ausencia de liderazgos". Las figuras del sacerdote (1%), policía (2%), alcalde (2%) y presidente de la comunidad (2%) son las que presentan mayor lejanía, según el estudio.

Ante la pregunta de cuál es el principal problema que se afronta, la pandemia domina obviamente la escena, "porque corresponde a un problema del presente inmediato que ya viene acrecentándose hace meses". "Vemos que los andaluces ya se resienten más del tema económico por el Covid, que fue el causante. Para describir esta segunda pandemia, debemos sumar distintos factores: por un lado el desempleo (23%) que se vincula también a las secuelas económicas (21 %) y, por otro lado, le añadimos la incertidumbre (12%) que se visualiza transversal a todo el conjunto percepcional, como especie de 'bonus track' que acrecenta cualquier problema y lo hace evidentemente más grave, porque es una sensación emocional de la persona", agrega Sola.

"UN LÍDER NUEVO"

Como tercer problema principal del momento, los andaluces sondeados apuntan a los políticos en un 21 por ciento de los casos, considerando un 24 por ciento de los mismos que "la figura que podría solucionar de mejor manera estos problemas es un líder nuevo".

"Los ciudadanos señalan como necesidad que llegue un nuevo liderazgo. Inmediatamente después señalan un actor colectivo: los políticos en general (22%) como los indicados para solucionar los problemas mencionados. En la fundación somos críticos a la hora de valorar esta respuesta, porque no creemos que sea un elogio, sino más bien fruto de la exigencia de obrar en lo que se supone deben hacerlo", reflexiona Sola respecto a este aspecto del sondeo.

No obstante, el presidente de la fundación considera que la encuesta induce a pensar también que "podría haber una oportunidad para una nueva forma de construir política, si se tiene la disposición y buena voluntad de apostar por lo nuevo".

"No olvidemos que el andaluz no pide un político cualquiera, sino un 'líder nuevo'. Esto revela que, de los mencionados (alcalde, presidente de gobierno, presidente de la comunidad), para los andaluces, ninguno está en condiciones de solucionar los problemas de la gente. Si tenemos en cuenta los valores otorgados a la figura del rey, observamos cómo apareció como un líder inspirador pero, como vemos, no suficientemente capaz", explica Sola.

"DESCONFIANZA" HACIA LOS POLÍTICOS

Y es que según otro apartado del sondeo, el 75 por ciento de los andaluces encuestados sienten "desconfianza" hacia los políticos que les gobiernan. "Esto se traduce en la necesidad mencionada de nuevos liderazgos", insiste Antonio Sola.

Es más, ante una pregunta sobre el sentido común que los sondeados detectan en los líderes de su provincia, el 64 por ciento de los encuestados considera que los mismos "carecen de sentido común".

"La aplastante ausencia de confianza en los actuales liderazgos es, sin duda, una de las respuestas más contundentes del estudio que conecta con las respuestas anteriores, evidenciando que la gente está imaginando líderes nuevos porque no pueden confiar en los actuales", incide.

Sobre los liderazgos femeninos, poco más de siete de cada diez encuestados identifica un "atributo central" para definir los liderazgos femeninos, lo que evidencia que es algo "en construcción donde hay muchos elementos con pesos relativos similares".

De esta forma, según Antonio Sola, "se observa una batería de atribuciones fragmentadas, aunque se destacan valores que, en general, son aplaudidos porque posicionan a la mujer en un rol activo". En este sentido, la preferencia se marca en dos conceptos que pueden trabajar juntos: "La valentía es una cualidad del que desea emprender".

Finalmente, el sondeo arroja que para los andaluces encuestados, el sentido común es un concepto que "desborda bondad moral", es decir calidades de lo humano. Un 42,5%, así, alude directamente a su vinculación con cualidades específicas como honestidad, respeto, seriedad o empatía, mientras otro 23 por ciento cree que escasea y que les hace falta a los políticos.

Contador