Sin éxito los intentos de notificación de la reclamación municipal por la deuda de la discoteca Bandalai

Publicado 14/11/2018 14:13:25CET

El Ayuntamiento reclama 506.681 euros por impagos de alquiler a la empresa de la antigua discoteca de la avenida de María Luisa

SEVILLA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sevilla ha intentado dos veces, ambas sin éxito, notificar a la empresa Always Ready Corporation el nuevo acuerdo adoptado respecto a la reclamación promovida en su contra desde abril de este año, en demanda de 506.681 euros adeudados por el impago del alquiler del inmueble de titularidad municipal explotado por dicha sociedad como discoteca Bandalai, según refleja un documento de la Gerencia de Urbanismo recogido por Europa Press.

Hablamos del espacio y recinto de la avenida de María Luisa donde funcionaba la conocida discoteca Bandalai, otrora Apandau, Montpensier, Luna Park y hasta "kiosco Bar Manolo", toda vez que se trata de un enclave propiedad del Ayuntamiento de Sevilla, calificado como suelo de interés público y social (SIPS) e "integrado en los Jardines de San Telmo, que se encuentran dentro de la delimitación del parque de María Luisa como jardín histórico", según un documento oficial.

En ese sentido, recordemos que a comienzos de 2017, la junta de gobierno del Ayuntamiento hispalense acordaba iniciar la extinción del derecho de ocupación gracias al cual una empresa había estado explotando dicho enclave para su funcionamiento como la discoteca Bandalai.

A la hora de comenzar el procedimiento correspondiente a la extinción del derecho de ocupación, el Ayuntamiento esgrimía que la empresa gestora de la citada discoteca arrastraba una "falta de pago de rentas" al Consistorio por importe de 400.905 euros, toda vez que la modificación acometida en el contrato de arrendamiento allá por 1992 estipulaba que "la duración (del alquiler) será de 25 años, hasta el 30 de junio de 2017, renunciando expresamente el arrendatario a la prórroga forzosa, en el establecimiento de una nueva renta con actualización".

HAY QUE PAGAR

En cualquier caso, estas circunstancias derivaron en el mencionado procedimiento de extinción del derecho de ocupación de este recinto de titularidad municipal, así como una orden a la Agencia Tributaria de Sevilla para "la continuación de las gestiones para el cobro de la deuda pendiente por el arrendamiento" del espacio en cuestión.

A partir de ahí, la antigua discoteca Bandalai regresaba a la actualidad el pasado mes de marzo, cuando con una diferencia de sólo unos pocos días, la Policía Local denunciaba a ocho personas por la presunta autoría de dos intentos de robo perpetrados por separado en las instalaciones de la antigua discoteca.

Y volviendo a la situación de las propias instalaciones, el pasado 25 de abril, la Dirección General de Contratación, Régimen Interior y Patrimonio del Ayuntamiento incoaba un procedimiento respecto al contrato de arrendamiento de la antigua discoteca Bandalai, un contrato "concluido y revertido el inmueble al Consistorio".

Y es que según dicho procedimiento, recogido por Europa Press, con relación a tal contrato de arrendamiento, la Agencia Tributaria de Sevilla achaca a la empresa Always Ready Corporation una deuda con la Administración local por importe de 506.681 euros, a cuenta del "impago de las rentas" de febrero a junio de 2012, de febrero a diciembre de 2014, las anualidades completas de 2015 y 2016 y todo el año 2017 hasta la extinción del derecho de ocupación. Precisamente por ello, este procedimiento está destinado a reclamar a tal empresa el abono de tales rentas.

Y después de que no se lograse notificar el procedimiento a la empresa pese a intentarlo "en varias ocasiones y en diferentes domicilios", el pasado mes de octubre, la junta de gobierno del Ayuntamiento aprobaba un acuerdo reclamando directamente la citada cantidad y dando a la empresa un plazo de 15 días para el pago, bajo la premisa de que en caso contrario comenzarían las "acciones judiciales".

No obstante, los intentos promovidos los pasados días 25 y 29 de octubre para intentar notificar a la empresa este nuevo acuerdo tampoco habrían prosperado, al "resultar imposible".