El IEO espera un verano "tranquilo" en cuanto a medusas pero advierte de que la situación puede cambiar

Actualizado 12/07/2014 11:59:32 CET
Medusas en Carboneras
Foto: EUROPA PRESS/JOSÉ MARÍA OLIVA

SEVILLA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Instituto Español de Oceanografía prevé un verano "tranquilo" y "sin avisos" de llegada de medusas a las playas ante la ausencia de alertas de avistamientos mar adentro, pero, según advierte el investigador del organismo, Ignacio Franco, la situación puede cambiar.

   Franco ha explicado a Europa Press que en años anteriores, a estas alturas de verano, la red de alertas ya había recibido muchos avisos de avistamientos de bancos de medusas y éstas habían llegado a las playas pero este año está siendo tranquilo en las costas andaluzas, de modo que no se espera una llegada masiva de ejemplares aunque advierte que "nunca se puede poner la mano en el fuego.

   Sobre las medusas que aparecieron en los últimos días en la zona de Carboneras (Almería), Franco considera que esa mancha puede avanzar hacia el Levante y "volver a dar algún problema" en las costas de Vera o en las de Murcia, dependiendo de las condiciones meteorológicas, siempre influyentes en la aparición de los ejemplares en las playas.

   El biólogo marino explica la ausencia de medusas de este año en el descenso en la llegada al mar de fertilizantes y residuos urbanos. Franco ha detallado que de la misma manera que los cultivos se abonan para mejorar la cosecha, los residuos que llegan en escorrentías al mar actúan como abono y suponen un buen caldo de cultivo para la proliferación de medusas.

   Sin embargo, este año, que ha sido muy seco, sin apenas lluvias en Alicante, Almería y Murcia, no ha habido esas aportaciones de los ríos al mar, que está "más pobre" y ha faltado ese abono que favorece la proliferación de organismos.

   Por último, Franco ha recordado que la mejor forma de actuar ante una picadura es aplicar frío intenso, con una bolsa con hielo, por ejemplo, que aliviará el dolor y evitará que el veneno se degrade y, con ello, que se forme una herida. Además, no se puede poner la picadura en contacto directo con el agua dulce y se debe acudir a un puesto de socorro.