Publicado 30/04/2021 17:14CET

Un informe zanja que el expresidente del Consorcio de Estepa no es autor de firmas que se le achacan en las pesquisas

Archivo - Imagen de la planta del Consorcio de Medio Ambiente Estepa- Sierra Sur
Archivo - Imagen de la planta del Consorcio de Medio Ambiente Estepa- Sierra Sur - CONSORCIO ESTEPA- SIERRA SUR - Archivo

ESTEPA (SEVILLA), 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un peritaje caligráfico elevado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Estepa (Sevilla), que indaga las contrataciones presuntamente sin licitación acometidas por el Consorcio de Medio Ambiente Estepa-Sierra Sur, en favor de "empresas fantasma" administradas por familiares de miembros de dicha entidad pública, concluye que en contratos entre dicho ente y la empresa Magno Medioambiental figuran firmas atribuidas al expresidente del Consorcio y actual alcalde de Casariche, Basilio Carrión (PSOE), sin que el mismo sea "autor" de tales rúbricas.

Dicho informe, emitido el pasado 15 de abril por peritos de la empresa Taxo Valoración y recogido por Europa Press, analiza "seis muestras dubitadas" de firmas en documentos oficiales relacionados con el Consorcio Estepa-Sierra Sur atribuidas a Basilio Carrión, presidente de la entidad entre 2014 y 2019 e investigado en esta causa judicial.

El peritaje de tales rúbricas, cotejadas con firmas "indubitadas" del citado investigado, detecta "diferenciaciones gráficas que indican una diferente personalidad gráfica entre las mismas", si bien los autores del estudio dividen las muestras analizadas en dos grupos.

Respecto a las firmas dubitadas y atribuidas a Basilio Carrión del contrato firmado entre el Consorcio y la empresa Magno Medioambiental, --administrada por José Antonio Mañas, secretario del Consorcio, y Manuel Ibáñez, gerente de la entidad y jefe de la planta de residuos, ambos también investigados--, para los traspasos de camiones, el peritaje arroja "significativas divergencias entre las firmas dubitadas e indubitadas" de Basilio Carrión, si bien "no es posible un dictamen categórico de dispar autoría por las limitaciones que el material objeto de estudio presenta".

CARRIÓN "NO ES EL AUTOR" DE LAS FIRMAS

En cuanto a las firmas atribuidas a Basilio Carrión en el contrato de 2016 entre el Consorcio y Magno y el certificado de enero de "relaciones contractuales entre ambas partes", el peritaje con relación a las rúbricas indubitadas del investigado refleja "divergencias entre las firmas dubitadas e indubitadas", según las cuales los autores del informe entienden que Basilio Carrión "no es autor de dichas muestras" dubitadas.

Basilio Carrión, recordémoslo, ha prestado declaración como investigado en dos ocasiones ante el juzgado instructor del caso por su papel como otrora presidente de este consorcio donde según la Policía Nacional, fueron realizadas contrataciones con cargo a fondos públicos y sin ningún tipo de licitación, en favor de "empresas fantasma cuyos administradores eran familiares" de los miembros de la red investigada, figurando por ejemplo contrataciones con la citada empresa administrada por el secretario del Consorcio y el gerente de la entidad y jefe de la planta de residuos.

La Policía Nacional considera que estas personas consiguieron "un enriquecimiento mediante la autocontratación de servicios destinados al Consorcio y siempre al margen de cualquier licitación pública", siéndoles intervenida numerosa documentación, automóviles y más de 90.000 euros en efectivo en una de las dos tandas de detenciones acometidas por los agentes en sus actuaciones.

QUIÉN LLEVABA LA "GESTIÓN ORDINARIA"

En ese contexto, Basilio Carrión defendió ante el juez instructor del caso que pese a ostentar la Presidencia del Consorcio, él no se encargaba de la "gestión ordinaria" del mismo, asegurando que eran el secretario de la entidad y también investigado en la causa, José Antonio Mañas, y el jefe de la planta de tratamiento de residuos e igualmente investigado, Manuel Ibáñez, quienes estaban al frente del "funcionamiento" del consorcio.

En esa línea, Basilio Carrión aseguraba que él "confiaba" en la gestión del Consorcio y que durante su etapa como presidente de la entidad no tuvo constancia de ninguna "incidencia" que le hiciese desconfiar de Mañas o Ibáñez.

En cuanto a la empresa Magno Medioambiental, otrora administrada por el secretario del Consorcio, Basilio Carrión defendía que él no participó en la contratación de dicha sociedad por parte del Consorcio, asegurando desconocer si el secretario o el jefe de la planta de gestión de residuos tenían algún vínculo con esta empresa.

Respecto a su firma en una de las contrataciones con dicha empresa administrada por el secretario, Basilio Carrión alegaba que si su rúbrica está estampada en el documento es porque le habrían dicho que era "necesario" que lo firmase, negando cualquier beneficio personal por el contrato con Magno Medioambiental y acogiéndose a su derecho a no contestar a ninguna de las preguntas de las acusaciones.

Para leer más