Actualizado 01/12/2018 10:56

Labores de desbroce y limpieza de restos arqueológicos en el antiguo asentamiento romano de Munigua (Sevilla)

Enclave arqueológico de Munigua
JUNTA DE ANDALUCÍA

SEVILLA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El conjunto arqueológico del antiguo asentamiento romano de Munigua, enclavado en una colina del término municipal de Villanueva del Río y Minas (Sevilla), en plena Sierra Morena sevillana, será objeto de labores de limpieza en los numerosos vestigios de las construcciones romanas, de desbroce, de poda y de mantenimiento y adecuación de los caminos, entre otros aspectos, para mejorar el estado de este yacimiento abierto al público.

En concreto, la Consejería de Cultura promueve actualmente una contratación presupuestada con 14.720 euros, para que una empresa se haga cargo de trabajos como la "limpieza de los restos arqueológicos", un tratamiento con herbicidas sobre los mismos, pues el enclave está situado en plena Sierra Morena y en su entorno hay "abundante vegetación", trabajos de poda y desbroce y labores de mantenimiento y adecuación de los caminos, según la memoria de la actuación, recogida por Europa Press.

Esta actuación se complementa con la ya prevista instalación de vallados de seguridad, pues las ruinas se despliegan en terrazas por la falda de la colina que acoge el antiguo asentamiento, así como de mejora de los recorridos habilitados en el conjunto arqueológico.

Las ruinas de Munigua fueron descubiertas en 1756 por dos eruditos sevillanos, Sebastián Antonio Cortés y José de las Cuevas Zayas, toda vez que el asentamiento habría vivido su auge entre los siglos I y II después de Cristo, destacando entre sus vestigios un santuario, el antiguo foro, las termas y un templo elevado sobre un 'podium', dentro de un urbanismo acometido en la pendiente de la colina.

EL PAPEL DE MUNIGUA EN LA ANTIGUA ROMA

Al respecto, el miembro del Instituto Arqueológico Alemán Thomas Schattner, cuya institución ha protagonizado numerosas campañas de investigación en este enclave, manifestaba allá por 2008 a Europa Press que Munigua habría sido el "mayor centro productor de hierro" de toda la provincia Bética durante sus siglos de esplendor.

Según su tesis, sólo así se explicaría la existencia de "una ciudad tan minúscula" entre las lomas, colinas y encinares que conforman la geografía de esta parte de la Sierra Morena Sevillana.

Schattner, en ese sentido, detallaba que la ciudad vivía principalmente de la actividad minera con la extracción de cobre y hierro, sector en el que habría constituido toda una "potencia económica", aunque también de la agricultura y la industria del aceite de oliva y las canteras de piedra calcáreas detectadas a cerca de diez kilómetros del yacimiento, llegando a ostentar el rango de municipio durante el mandato del emperador Vespasiano (69-79).