28 de marzo de 2020
 
Publicado 18/02/2020 17:15:32CET

Los padres del adolescente muerto en Torreblanca piden que los menores declaren como investigados

Dispositivos de emergencia en la zona de Torreblanca donde se localizó a un menor de 17 años fallecido por la caída de un muro
Dispositivos de emergencia en la zona de Torreblanca donde se localizó a un menor de 17 años fallecido por la caída de un muro - EMERGENCIAS SEVILLA

Lamentan que en un recinto de propiedad municipal "no había ni un cartel de prohibido el paso" ni un "vallado perimetral"

SEVILLA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los padres del menor de 17 años fallecido el pasado 9 de febrero al caer sobre él una sección de muro en el cortijo de la Hacienda El Rosario, enclavado en el barrio sevillano de Torreblanca y de propiedad municipal, han formalizado este martes su personación como perjudicados en las diligencias previas incoadas por el Juzgado de Instrucción número siete de Sevilla en torno a esta muerte.

El abogado de la familia, Joaquín Moeckel, ha explicado a Europa Press que los padres del menor han visitado este martes el Juzgado de Instrucción para hacer efectiva su personación en la causa judicial en calidad de "perjudicados", toda vez que el alcalde hispalense, Juan Espadas, precisaba tras acontecer los hechos que el progenitor del menor fallecido es un trabajador municipal.

Si bien dicha instancia judicial había citado además como testigos a tres menores supuestamente presentes en el citado enclave cuando cayó el muro sobre el joven fallecido, la representación de los padres y la Fiscalía han solicitado que declaren como investigados y no como testigos para "proteger sus derechos", por lo que dichas comparecencias no han sido finalmente celebradas y serán derivadas a un juzgado de Menores, según ha precisado el abogado.

Además, el letrado de los padres ha manifestado que para los mismos, la cuestión no reside en si los menores empujaron o no el muro que cayó sobre su hijo causándole la muerte, sino en los motivos por los cuales los menores accedieron libremente al cortijo pese al estado del mismo, pues más allá de una cinta de precinto, en este recinto de propiedad municipal "no había ni un cartel de prohibido el paso" ni un "vallado perimetral".

Es más, según indica el letrado, transcurridos ya casi diez días desde el funesto suceso, "aún no se ha hecho nada" para impedir de manera efectiva el libre acceso a este cortijo.

Para leer más