Posibles "movilizaciones" en La Algaba (Sevilla) al "continuar la pestilencia" denunciada en agosto

Planta de Render Grasas
ARCHIVO
Publicado 24/09/2018 16:18:49CET

LA ALGABA (SEVILLA), 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Después de que el pasado mes de agosto el alcalde de La Algaba (Sevilla), Diego Manuel Agüera Piñero (PSOE), denunciase los "episodios de intenso hedor" que sufren los vecinos de la localidad a cuenta de la planta de procesamiento de subproductos cárnicos 'Render Grasas S.L.', situada en la localidad de Salteras y cuya actividad ya supuso quejas vecinales años atrás, el Consistorio algabeño ha avisado este lunes de que "la pestilencia continúa" y ha anunciado "movilizaciones" ante la empresa y la Delegación Territorial de la Consejería de Medio Ambiente si la situación no se soluciona.

Según informa el Ayuntamiento en un comunicado, el mes pasado, el alcalde se reunió con el delegado territorial de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Losada, "para exigir que se tomaran las medidas necesarias para acabar con los olores insalubres en el municipio", si bien a día de hoy "la pestilencia continúa".

Es más, según el Ayuntamiento, durante este pasado fin de semana se percibió un olor "insufrible" en la noche del viernes a sábado, toda vez que "estos episodios de intenso hedor se hacen más agudos por las noches, cuando las inspecciones no se realizan".

POSIBLES "MOVILIZACIONES"

Por eso, el Ayuntamiento ha alertado de que "si esta situación no se soluciona, se convocarán movilizaciones tanto en las sedes de posibles empresas causantes de los olores insalubres, como en la Delegación provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía".

La actividad de Render Grasas ya había motivado otras quejas similares años atrás también en La Algaba y además en Guillena, según denunciaba Ecologistas en Acción en cuanto a las protestas de vecinos de ambos municipios por los hedores provocados por la fábrica, unas quejas también compartidas otrora por residentes del entorno de Salteras.

En ese sentido, la empresa anunciaba en 2015 la inversión de en torno a 600.000 euros en un sistema de oxidación térmica destinado a eliminar los olores que generan sus instalaciones.