Reunión este lunes entre el Ayuntamiento de Sevilla y los líderes del sector del taxi por el conflicto con los VTC

Taxi
ARCHIVO/Europa Press
Publicado 02/12/2018 12:32:35CET

SEVILLA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Este lunes se celebra una reunión entre los representantes del sector del taxi de Sevilla y el alcalde hispalense, el socialista Juan Espadas, en torno a las demandas de estos profesionales respecto a más controles y restricciones a los conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) que operan para empresas de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify, bajo la premisa de que los mismos incurren en "competencia desleal".

La concertación de esta reunión a instancias del Ayuntamiento, recordémoslo, motivó que los taxistas sevillanos aplazasen las "decisiones de vital importancia" que tenían previsto adoptar en la asamblea celebrada por los mismos el pasado jueves, como informaba a Europa Press Fernando Morales, presidente de la Unión Sevillana del Taxi. La reunión de este lunes se celebraría en principio a las 17,00 horas, según los taxistas, si bien el Ayuntamiento no ha confirmado la citada hora de inicio del encuentro.

A tal efecto, recordemos que a finales de octubre, la Unión Sevillana del Taxi, Solidaridad Hispalense del Taxi y Élite Taxi desconvocaban un paro en el sector al comprometerse el Ayuntamiento a ser "muy exigente" con los conductores de VTC en los accesos al casco histórico y concretamente a las áreas declaradas de especial restricción al tráfico, donde está permitido el transporte público de viajeros previa autorización.

Después de aquel compromiso inicial del concejal de Movilidad, Juan Carlos Cabrera (PSOE), el portavoz del Gobierno local socialista y edil de Turismo, Antonio Muñoz, defendía que el Gobierno municipal "nunca ha puesto en tela de juicio" el acceso de los conductores de VTC a los hoteles del casco histórico a donde transportan turistas o acuden a recogerlos, merced a los servicios contratados por los mismos.

LOS VTC TAMBIÉN SON "SERVICIO PÚBLICO"

Tal aspecto lo concretaba a continuación el propio Cabrera, quien recordaba que los VTC están considerados como "servicio público" de transporte de viajeros según la actual legislación, con lo que en una zona de especial restricción al tráfico "como puede ser el casco histórico" se les debe "permitir el acceso cuando tengan un punto de destino final" con relación a un servicio previamente contratado.

El Ayuntamiento, según indicaba, sí está impidiendo la circulación de estos vehículos "por dos vías" concretas del centro cuya señalización reserva el tráfico a los residentes y taxistas desde mucho antes de arrancar el conflicto entre los taxistas y los VTC, porque en el plano de la movilidad, el Consistorio considera que permitir "más carga" de tráfico en tales calles sería "perjudicial para la ciudadanía" en términos de "velocidad comercial".

No obstante, precisaba que los VTC sí pueden acceder a estas dos calles en las situaciones en las que las mismas sean su "punto final" en un servicio previamente contratado.

Ante esta situación, Fernando Morales consideraba que Cabrera había "engañado" al sector del taxi y ha demostrado que "no tiene ningún peso", reclamando que sea el propio alcalde hispalense, Juan Espadas, quien aclare "qué es posible hacer" desde el Ayuntamiento respecto a los VTC "y que lo haga".

Y es que a la espera de la aplicación y desarrollo del reciente Real Decreto Ley destinado a permitir a las comunidades autónomas y los municipios regular y limitar las autorizaciones de VTC si así lo deciden, Fernando Morales avisa de que el Ayuntamiento de Sevilla "debe ejercer las competencias que tiene, porque no las aplica o sólo lo hace de forma parcial". "Queremos que el Ayuntamiento asuma su responsabilidad y un compromiso claro, no palabras que después no se cumplen", aseveraba.

Así las cosas, y de cara a la reunión de este lunes, el presidente de la Unión Sevillana del Taxi ha manifestado que los representantes del sector local del taxi acudirán a dicho encuentro con el ánimo de "buscar puntos de encuentro", si bien ha reconocido que el encuentro se antoja "difícil".