Sevilla.- La Junta abre una investigación sobre el caso del anciano muerto tras abandonar una residencia de Montequinto

Actualizado 02/02/2006 16:46:02 CET

La delegada para la Igualdad y el Bienestar Social pide que "no se ponga en duda" la profesionalidad de los trabajadores de los centros

SEVILLA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La delegada de la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social en Sevilla, María José Castro Nieto, advirtió hoy de que ya existe una investigación administrativa sobre el caso del anciano de 72 años que fue hallado muerto tras abandonar la Residencia de Asistidos de Montequinto, al tiempo que pidió que "no se ponga en duda la profesionalidad" de los trabajadores de estos centros.

María José Castro, que hoy visitó el albergue juvenil de la Junta de Andalucía en Sevilla para presentar el Plan Junta Joven, aseguró que una vez que el pasado 25 de enero se tuvo conocimiento de la muerte del anciano Manuel Granados Santana, que había salido días antes del centro de Asistidos de Montequinto, en Dos Hermanas, se activó el dispositivo estipulado por la normativa, dando cuenta a la Policía Nacional y a los familiares del interno.

La delegada provincial para la Igualdad y el Bienestar Social señaló que "paralelamente" a la investigación policial, el departamento que dirige ha abierto su propia investigación "para esclarecer las circunstancias de la desaparición del residente", que fue hallado muerto en las proximidades de las instalaciones de la Universidad Pablo de Olavide.

En cualquier caso, Castro Nieto hizo un llamamiento al objeto de que "no se ponga en duda la profesionalidad de los trabajadores de los centros públicos andaluces" y para garantizar a los familiares de los residentes que éstos "están siendo perfectamente atendidos".

El comité de empresa de la Residencia de Asistidos de Montequinto había señalado a Europa Press que la "negligencia" de la Delegación provincial para la Igualdad y el Bienestar Social y de la dirección de este centro propiciaron el fallecimiento de Manuel Granados Santana, puesto abandonó las instalaciones "sin control alguno".

Los hechos acontecieron hace aproximadamente dos semanas, cuando Manuel Granados Santana, de 72 años, abandonó el recinto "por la puerta" para desaparecer y posteriormente ser hallado muerto el 25 de enero en una construcción abandonada en las cercanías de la Universidad Pablo de Olavide. Se da el caso de que el anciano, que padecía esquizofrenia, llevaba prácticamente diez años "sin salir de la residencia".