Publicado 19/06/2021 12:19CET

Tres excepcionales piezas de la Catedral de Sevilla estarán en la muestra de las Edades del Hombre de Castilla y León

Tríptico relicario de las Tablas Alfonsíes perteneciente al tesoro de la Catedral
Tríptico relicario de las Tablas Alfonsíes perteneciente al tesoro de la Catedral - CATEDRAL

SEVILLA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Catedral de Sevilla colaborará con la Fundación Las Edades del Hombre, que celebrará en Castilla y León --Burgos, Carrión de los Condes (Palencia) y en Sahagún (León)-- una exposición entre los meses de junio a diciembre de 2021, en su XXV edición, con el título de 'LUX'.

En este sentido, con motivo del VIII Centenario de la Catedral de Burgos, punto de partida de esta edición, la número 25, el cabildo catedralicio de Sevilla ha accedido al préstamo de tres obras de "excepcional interés" que muestran el esplendor de la seo hispalense: la maqueta de la Catedral de Sevilla, vista desde la cabecera, obra de Jorge y Alejo Fernández Alemán; el tríptico relicario de las Tablas Alfonsíes y la cruz relicario del Lignum Crucis de esmaltes y camafeos, según informa en una nota de prensa.

La maqueta de la Catedral de Sevilla, con San Leandro y San Isidoro, fue realizada en madera policromada entre 1511 y 1517. Esta pieza constituye una singular muestra del proceso de construcción de la Catedral, en la que se recoge la presencia de los citados arzobispos hispalenses, que fueron pilares de la Iglesia en una época anterior a la construcción de la seo pero que dejaron su impronta no sólo en Sevilla, sino también en todo el territorio hispánico.

En cuanto al tríptico relicario de las Tablas Alfonsíes, se trata de la pieza de plata más antigua que atesora la Catedral de Sevilla y con un gran valor histórico "que supera al indudable valor artístico", dado que fue Alfonso X el Sabio el que, en sus disposiciones testamentarias, mandó que fuesen entregadas a la Catedral a su muerte, si su cuerpo era sepultado en ella, como así ocurrió.

El tríptico relicario es una extraordinaria obra de orfebrería, fruto del trabajo de famosos orfebres que ya trabajaban en Sevilla. Destaca su vinculación con los monarcas que, junto con los cabildos, obispos y nobles fueron auténticos promotores de las catedrales góticas.

Asimismo, en la muestra estará expuesta la cruz relicario del Lignum Crucis de esmaltes y camafeos con el grupo escultórico de la Piedad, donada a la Catedral de Sevilla en 1389 por el cardenal don Pedro Gómez Álvarez de Albornoz (1378-1390), si bien otros autores consideran que se trata de una donación de don Pedro Gómez Barroso.

Estas piezas singulares formarán parte del relato en la Catedral de Burgos, dentro de los capítulos dedicados al proceso constructivo de las catedrales, a la acción promotora de los obispos, de reyes y de otros personajes relevantes de cada época, además de resaltar la función de las reliquias que tan veneradas fueron en el medievo.